La Justicia ordenó que el cese de detención del bombero que mató a un supuesto arrebatador

El uniformado permanecerá en libertad, pero seguirá siendo investigado por la muerte del joven.

02 Nov 2017
1

TRIBUNALES PENALES. LA GACETA/ ARCHIVO

El bombero de la Policía Federal que estaba acusado de haber acabado con la vida de un presunto arrebatador recuperó la libertad ayer a la madrugada. La fiscala Adriana Reinoso Cuello había pedido su detención, pero el juez de instrucción rechazó el planteo.

El lunes a la tarde, Alejo Olea, de 21 años, fue encontrado en una ruta 314 (a unos 500 metros de una fábrica de hielo) de Los Pocitos, con un balazo en la frente y otro en el pecho. Lo trasladaron hasta el CAPS de la zona, adonde llegó sin vida. Sus familiares y allegados protagonizaron incidentes en la zona cuando se enteraron de lo que había sucedido. Se tuvo que convocar de urgencia a un cuerpo de infantería para que personal de la división Homicidios pudiera trabajar en el lugar.

Horas después, el efectivo, que presta servicios en el Aeropuerto Benjamín Matienzo, se presentó en la comisaría de Los Pocitos para informar que se había enfrentado a tres jóvenes que habían intentado asaltar a una mujer y entregó su arma reglamentaria para que fuera peritada por los especialistas.

Luego, la víctima del intento del robo confirmó la versión del Federal, pero además agregó que los asaltantes, cuando el uniformado les dio la voz de alto, comenzaron a dispararle y que él respondió el fuego, hiriendo mortalmente a Olea.

Sin embargo, en la madrugada del martes, la madre del fallecido se presentó en Homicidios con dos jóvenes que habrían sido los que acompañaban a Olea. Ellos negaron la versión de que habían intentado cometer un asalto y aseveraron que el federal los atacó sin decirles palabra cuando se dirigían a una finca a buscar caña de azúcar.

Reinoso Cuello prefirió solicitarle la detención al efectivo porque esperaba conseguir más testimonios y, fundamentalmente, conocer los resultados de los análisis toxicológicos y los dermotest que se les hicieron a todos los involucrados en el caso. Sin embargo, el juez rechazó su planteo.

El uniformado permanecerá en libertad, pero seguirá siendo investigado por la muerte del joven.

En Esta Nota

Adriana Reinoso Cuello
Comentarios