Piden correcciones en la Cuenta de Inversión de 2016

El informe de gastos no se trata desde 2010

30 Oct 2017
1

DEBATE. La última sesión se caldeó por denuncias de presunto clientelismo. la gaceta / foto de hector peralta

Los concejales de la oposición intentarán tratar, por primera vez en seis años, la Cuenta de Inversión (CI) de la Capital. El objetivo de los ediles de las bancadas Tucumán Crece-PJ, Restauración Peronista y Fuerza Republicana es analizar en sesión, por primera vez desde 2010, cómo se gastaron los fondos en la gestión del intendente Germán Alfaro (Cambiemos).

“Comenzamos a analizarla en la comisión el jueves, y definimos solicitar un pedido de informes a la Intendencia para que el municipio realice una serie de correcciones”, explicó el edil José María Franco (Restauración Peronista), presidente de la comisión de Hacienda y Presupuesto.

La CI de 2016 ingresó el 31 de mayo al Concejo, aunque el expediente recién llegó a la comisión de Hacienda y Presupuesto el 22 de junio. Las ordenanzas establecen que si el expediente no es tratado en el recinto hasta el 30 de noviembre el informe queda aprobado de manera ficta. La rendición de cuentas de 2015 (que abarcaba el final de la gestión del ex intendente Domingo Amaya y los primeros tres meses del gobierno de Alfaro) no se debatió en el recinto.

“La Cuenta de Inversión tiene una característica: el Concejo puede aprobarla o desaprobarla, pero nosotros no la podemos modificar. Dándole un vistazo superficial nos dimos cuenta de que el expediente tiene errores gramaticales y ortográficos. Hay cifras expresadas en letras que no se condicen con los números consignados”, explicó Franco. Y agregó: “para no rechazarla por estos errores le solicitamos a la intendencia que a través de un nuevo expediente ingrese las correcciones. Si no enmiendan las errores, le daremos dictamen negativo”. El concejal peronista confió que esperan tratar la CI en el recinto. Para ello, deberá recibir dictamen de la comisión de Hacienda, completada por los ediles Roberto Ávila, Raúl Pellegrini, Agustín Romano Norri (los tres del Acuerdo para el Bicentenario-Cambiemos) y David Mizrahi (Tucumán Crece-PJ).

La CI es un instrumento administrativo a través del cual el intendente debe justificar la manera en que utilizó el dinero público presupuestado. La problemática entorno a la rendición de cuentas comenzó cuando la ex contadora general del municipio, Patricia Beltrán, realizó en 2010 una serie de objeciones a la rendición de gastos de la CI 2009. A raíz de este hecho, Amaya la apartó del cargo. Desde entonces, los gastos municipales no fueron tratados por los ediles y la cuenta de inversión quedó aprobada de manera ficta (tal como lo indica el artículo 102 de la ordenanza de Contabilidad -Nº 570/80-, sancionada durante la última dictadura). No fue tratada nunca durante la segunda gestión de Amaya en la intendencia (2011-2015).

Como las cuentas de las municipalidades no son auditadas por el Tribunal de Cuentas, el análisis del gasto público corresponde al Concejo. El municipio elabora cada año el informe sobre el gasto del ejercicio anterior, que debe ser analizado por la comisión de Hacienda y Presupuesto. Si no logra dictamen, el informe queda aprobado de hecho, sin tratarse durante el período de sesiones ordinarias. Así ocurrió con las Cuentas de Inversión de 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015.

Comentarios