Dos sentencias no logran que se restituya dinero mal secuestrado

La parte que exige los $ 758.000 dijo que la fiscala N°1 es funcional a las dilaciones. Rivadeneira, titular de la fiscalía que maneja el caso, rechazó las críticas. El secuestro fue ordenado por el ex fiscal Herrera

30 Oct 2017

Dos sentencias, una de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Instrucción de hace un año, y otra de septiembre de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, avalaron la restitución de $ 758.000 mal secuestrados en 2014 por orden del ex fiscal Guillermo Herrera (renunció para jubilarse en septiembre de 2015 como consecuencia de una serie de cuestionamientos). Pero sigue sin aparecer el dinero que, en el mismo día del allanamiento anulado, Herrera entregó al denunciante Pablo Exequiel Pérez, sin que este se lo pidiera. Emilio Mrad, abogado de la parte que reclama la devolución de los fondos, responsabilizó a la fiscala N°1, Mariana Rivadeneira, por la demora. Pero la representante del Ministerio Público rechazó las críticas y dijo que hizo todo lo que estuvo a su alcance para recuperar el efectivo.

“En vez de exigir la plata como dispusieron los camaristas Eudoro Albo, Enrique Pedicone y Liliana Vitar en una sentencia que está firme, la fiscala mandó el expediente a una oficina que creó Edmundo Jiménez, jefe del Ministerio Público”, dijo Mrad. El letrado del denunciado Ángel Victoriano Pérez comentó que el caso está en una dependencia dedicada a la investigación de delitos complejos que depende del propio jefe de los fiscales. “Jiménez es amigo íntimo de Herrera, cuyo proceder en este secuestro está siendo investigado en otra causa penal (se informa por separado). Es vergonzoso lo que ocurre. Hace un año que estoy pidiendo que se ponga el dinero en un plazo fijo pero sigue en el circuito financiero, trabajando para vaya a saber quién”, comentó el abogado. Mrad dijo que había un daño patrimonial por el que iba a tener que responder la Justicia y la propia fiscala.

Consultada al respecto, Rivadeneira dijo que prefería mantener un bajo perfil para preservar su trabajo. Aún así, explicó que, al recibir la causa en 2015 (por decisión de Jiménez), dictaminó que el dinero había sido mal secuestrado y que, desde entonces, intenta obtenerlo. “El querellante formuló un sinnúmero de planteos para evitar la entrega del dinero e inclusive fue a la Corte, que rechazó una queja. Entre idas y venidas, los planteos dilatorios impidieron la devolución del dinero. Últimamente pidió la nulidad de la notificación donde se lo intimaba a depositar el dinero en el banco: yo contesté que era otra excusa procesal más que debía rechazarse sin más y la mandé al juzgado para que lo resuelva”, manifestó.

El dinero fue secuestrado durante el allanamiento de las oficinas de la Galería “Paseo Español” de esta ciudad. Según consta en el acta, en el procedimiento apareció una mochila azul con 76 fajos de billetes de $ 100. Frente a ese hallazgo, la ayudante fiscal Patricia Carugatti consultó a Herrera quien, siempre según el acta, le ordenó que tomara el dinero. Mrad manifestó que el ex fiscal Herrera había entregado los billetes a Pablo Exequiel Pérez sin identificarlos, por lo que, en principio, no sería posible o sencillo establecer si los fajos que eventualmente se devuelvan son los mismos que se recibieron en 2014. Sí es fácil advertir que los $ 758.000 perdieron poder adquisitivo por efecto de la inflación: antes servían para comprar U$S 94.000 mientras que en el presente sólo pueden pagar la mitad, U$S 42.100.

Comentarios