Amor por los colores

Para los hinchas, el 2017 fue increíble.

25 Oct 2017 Por Nicolás Iriarte

El año que viene se cumplirá un lustro. Para algunos quizás pasó más rápido y para otros, parecerá una eternidad. Lo cierto es que desde junio de 2013, después de que un policía asesinara a Javier Gerez, un hincha de Lanús que había ido a ver a su equipo a La Plata frente a Estudiantes, el fútbol argentino no permite hinchas visitantes salvo contadas excepciones. Atlético, que debutó este año en competencias internacionales y ayer disputó los cuartos de final de la Copa Argentina (se juega en cancha neutral), se aprovechó de que la veda no rige en estos torneos y disfrutó de un 2017 más que acompañado por sus hinchas.

En total, contando el partido de anoche, jugó 11 veces fuera de casa con hinchas propios en tribunas ajenas. Y eso que no fueron viajes sencillos; todo lo contrario. Los periplos arrancaron en Guayaquil, donde el charter que trasladaba a a los jugadores y a decenas de hinchas quedó varado. El plantel pudo llegar a Quito, pero ellos no. Además, otros sufrieron la estafa de una agencia de viajes que prometió llevarlos en colectivo y también los dejó varados en Perú.

Igualmente, el estadio Atahualpa se pobló de “Decanos”, así como en el resto de la Copa Libertadores. “Fuimos a Salta, Mendoza, Bolivia y ahora estamos en Santa Fe”, dice Mario Rojas, de 26 años, quien junto a su amigo Mario López (ambos de Tafí Viejo), alquilaron una trafic para llegar hasta El Litoral. En el mismo vehículo viajó Roberto Villares, de 69 años, desde Alderetes, junto a sus dos nietas, Cinthia y Agustina. Todos esperaban en la puerta del hotel que alojó al plantel para retratarse con ellos. “Desde el año ‘59 que lo sigo a Atlético y esta no fue la excepción. Siempre viajamos en familia y con amigos”, cuenta el abuelo “Tito”.


Después de Quito llegó Cartagena, luego Montevideo, posteriormente Cochabamba, São Paulo, Santa Cruz de la Sierra y Buenos Aires, para jugar con Independiente la Sudamericana. El tope de entradas que el equipo local puede vender al visitante en la Conmebol es de 2.500 y en varios casos, Atlético agotó esa cifra.

Aproximadamente, casi 25.000 hinchas acompañaron al equipo durante todo el año si se le suman los cuatro partidos por Copa Argentina (dos en Salta, uno en Mendoza y el de ayer en Santa Fe). En total, los hinchas y el plantel recorrieron unos 22.000 kilómetros durante un año inolvidable. Había que presenciar tamaños acontecimientos. Y lo cierto es que los menos fueron en avión, tal como lo hicieron los jugadores en la mayoría de los viajes. El grueso de los hinchas se movilizó por tierra, como la combi repleta que vino desde Tucumán.

Para tener un parámetro de lo diferente que fue este 2017, el año pasado, el Aprevide autorizó a determinados partidos que se jugaban en la provincia de Buenos Aires a tener público visitante, y solo a modo de prueba. Atlético tuvo a sus fanáticos en Sarandí ante Arsenal pero fue uno de dos partidos a los que los hinchas viajaron ese año. Ese y el debut/despedida en la Copa Argentina ante Defensores de Belgrano.

“Se dieron muchos viajes este año y cuando pudimos acompañar al equipo siempre”, dice Marcelo Córdoba, que viajó hasta Santa Fe y también lo hizo a Uruguay, por la Copa Libertadores. Esta vez se le sumaron tres amigos que manejaron el auto que los trajo desde Tucumán: ellos son Walter Díaz, Fabián Albornoz y Cristian Adanto. “Ver a mi equipo fuera del país fue increíble. De solo contarlo me emociono”, agregó Córdoba.

Igual medio de transporte utilizaron dos entrañables amigas que viven en la Capital. “Nos une la pasión”, asegura Solana Pons, una estudiante de abogacía que viajó a Santa Fe con Natalia Lescano (docente). Roberto, papá de Solana y Fernando, el esposo de Natalia, tampoco faltaron a la cita, tal como sucedió en Montevideo, por la Copa Libertadores.

Es por eso que este año también será histórico. No solo por los resultados sino porque sus hinchas fueron testigos de tantas hazañas.

Comentarios