Cartas de lectores

24 Oct 2017
1

Elecciones I

Ha concluido un hastiante año electoral. Por ambición de poder, asociada al enriquecimiento corrupto, la sociedad se ve sometida reiteradamente a una inocua e irracional actividad política para satisfacer egos de políticos, para quienes la moral sólo es una cuestión declamativa y no de actitud en sus conductas. Estos valientes ejerciendo el poder, muestran luego su cobardía refugiándose en fueros parlamentarios para eludir la acción de la Justicia. Sufren las consecuencias varias generaciones de mortales, y cada dos años los ciudadanos deben soportar las aberrantes y abundantes diatribas de quiénes con rostro pétreo, hablan como si ellos fueran ajenos al estado de degradación -acelerado en la última década- en todo sentido, incluído el moral. Con la infinidad de problemas para resolver, año por medio nos distraemos en procesos electorales funcionales a los intereses de ocultamiento, de quienes son responsables del descalabro en el que nos han sumergido. Se impone una amplia reforma del sistema político: duración de tiempos de mandato y frecuencia de elecciones entre otros.

Emilio Zuccalá

[email protected]


Elecciones II

El domingo observaba por los medios de difusión la alegría inconmensurable de los políticos. Me recordaron a las películas de los piratas cuando abordaban las fragatas para repartirse el botín, a diferencia de que aquí los eligieron muchos masoquistas que evidentemente les continua gustando el escarnio a que nos someten a diario.

Rodolfo Gutiérrez

[email protected]


Elecciones III

El domingo a las 20.23 los argentinos vivimos momentos que creíamos inalcanzables: el renacer de nuestra Patria justa y soberana. El renacer de nuestra República. Los argentinos que no habíamos perdido las esperanzas nos sentimos conmovidos, orgullosos de esta nueva etapa que cobra intensidad; a la que muchos creyeron no íbamos a llegar por esas problemáticas que nos hicieron creer que estaban instaladas para siempre en nuestra sociedad. Hoy, desde distintos lugares del país, se escuchan nuevas voces; son las voces del porvenir, de irrenunciables decisiones ciudadanas con la certeza de que continuamos un camino de luz y esperanza hacia la recuperación de los poderes independientes. Esto permitirá acceder a la Argentina que todos soñamos, con Justicia, libertad y progreso. Que los valores morales se transformen en la bandera que flamee por siempre en nuestro cielo.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]


Elecciones IV

Me imagino, así lo espero y lo demando a los legisladores tucumanos electos, que darán el voto afirmativo para el desafuero de De Vido. Se eligió a los legisladores para que nos representen y creo que el sentir de los tucumanos está en que este señor sea juzgado como cualquier ciudadano que es imputado de un delito, para el cual ellos, nuestros diputados por Tucumán, deben proceder a cumplir con lo que el pueblo quiere y los jueces le demandan. Pienso que la licencia que De Vido pide a la Cámara es tan sólo para dilatar su situación procesal y mantener los fueros. ¿No sería de hidalgo caballero y una forma de demostrar su presunta inocencia que el mismo pida su desafuero y no una licencia?

Juana María Farías

[email protected]


El clientelismo político

Con profunda sorpresa y no menos indignación, en todos los medios pude observar los distintos métodos que emplean los políticos para dirigir hacia un lado u otro la voluntad del electorado. Por eso me parece correcto que esto sea considerado un delito electoral. Pero que lamentablemente nunca se ve la aplicación del castigo por parte de la Justicia. Ahora bien: ¿cómo debería llamarse al hecho concreto de tener en la plantilla municipal más de 2.000 personas que no cumplen función alguna, y que sólo aparecen cuando son requeridos para algún acto de apoyo al intendente? Esto, a mi entender, es más grave porque es el dinero público (que no se aplica a obras) el que utilizan para el pago mensual de este ejército de los tristemente conocidos “ñoquis”. Esto ocurre en la Municipalidad de Lules, e invito al señor gobernador, al ministro del Interior e incluso al Tribunal de Cuentas de la Provincia a la verificación de mis afirmaciones, porque esto es claramente y sin lugar a dudas, “clientelismo político”.

María Sánchez

[email protected]


Peligro en el tribunal federal

En mi posición de observador, con la mirada humanista que me permite mi carrera de historiador en la querida Universidad Nacional de Tucumán, observo a menudo el paisaje urbanístico que presenta la ciudad capital, principalmente en la fachada de los edificios de entidades públicas, emblemáticas y tradicionales algunas que datan del siglo XIX y del siglo XX. En estas observaciones, una me llamó poderosamente la atención por el alto deterioro de su fachada, descuidada desde lo estético y también desde el punto de vista de la seguridad en las construcciones. Me refiero específicamente a la del edificio donde funcionan las oficinas del Poder Judicial de la Nación, en Congreso y Piedras, de ésta capital. Pregunto: ¿ningún organismo encargado del control en fachadas y estructuras de las construcciones ya sea a nivel provincial, municipal o -al que le correspondería por ser un organismo nacional estatal- hizo un relevamiento del peligro que significa tal deterioro edilicio? Es llamativo que allí esté colocado desde hace un tiempo un cartel de obra, que indica que se comenzaría -así, en potencial- la reparación y remodelación de la fachada de dicho edificio. ¿Qué pasó que no comenzó en tiempo y forma? ¿Hubo algún tipo de problema burocrático? ¿No alcanzó el presupuesto? ¿O quizás directamente ese dinero se lo desvió para alguna campaña política? Son preguntas que alguien debe responder, fundamentalmente por el peligro inminente de derrumbe o de caída de mampostería sobre algún desafortunado transeúnte, como ya pasó en varias oportunidades donde hubo lesiones leves o daños materiales. Recuerdo que dentro del edificio también hubo un accidente de caída de una ventana sobre un empleado. El material que recubre toda la fachada -piedra venecita- necesita de un tratamiento especial de mantenimiento por la adhesión de dicha piedra al muro y el peso que conlleva el material. El desprendimiento de una altura considerable, convertiría a esta piedra dura en un proyectil que generaría daños quizás más graves a una potencial víctima. En definitiva, la razón fundamental es que se tomen medidas urgentes sobre esta situación y que, si ya existe una obra de remodelación adjudicada que se la lleve a cabo cuanto antes, pidiendo a quien les corresponda agilizar los trámites para que se comience a trabajar. No sea que luego tengamos que lamentar víctimas tanto de transeúntes como de empleados que trabajan en el interior. Así como este edificio hay muchos otros que están en estas condiciones deplorables. En este caso ya hay una obra de reparación adjudicada, que debería haber empezado en tiempo y forma. Carlos Gabriel Ibarra.

Carlos Gabriel Ibarra

[email protected]


Colegio Pablo Apóstol

Da tristeza ver cómo se ataca, se agrede y se critica a un colegio donde puedo decir, se enseña y transmiten valores como el trabajo, la solidaridad y la familia. Como colegio privado, y católico que es, la enseñanza es abordada con una visión cristiana y quienes asisten al establecimiento deben, o deberían saber cuáles son los principios del colegio, para así poder elegir si permanecer o no y no pretender que la institución se amolde a sus creencias.

Guillermo J. García Hamilton

[email protected]


Capitales ferroviarios

El reciente anuncio de la empresa rusa Trans Mass Holding (TMH), la principal firma industrial del rubro en Rusia, de invertir $ 3.500 millones (170 millones de euros) en nuestro país con el objetivo de hacer mantenimiento, reparación y fabricación de material ferroviario -locomotoras y coches-, tanto para pasajeros como destinados al transporte de cargas, nos abre a los taficeños una oportunidad que no debemos dejar pasar. Propongo una movilización de las fuerzas vivas, sin banderías políticas, y contando con las instalaciones de nuestros talleres ferroviarios, para pedirles a nuestras autoridades nacionales que consideren a nuestra ciudad como destino de esta inversión. Contamos con una arraigada tradición ferroviaria, infraestructura y mano de obra especializada, y la necesidad de dar salida laboral a miles de jóvenes que egresan de nuestras escuelas técnicas.

José Antonio Díaz

[email protected]

Comentarios