San Martín y su presente bajo la lupa

Más allá de que lleva cuatro fechas sin ganar y sumó cinco puntos sobre nueve posibles jugando en casa, San Martín sigue invicto en el torneo y tiene la valla menos vencida. Si corrige los errores en la generación de fútbol, puede despegar.

22 Oct 2017 varios autores
1

la gaceta / foto de héctor peralta

Nada está perdido, pero debe reaccionar
De Bruno Farano

El arranque de San Martín en la presente temporada de la B Nacional no fue el que todos esperaban. Sin embargo, es prematuro hablar buscar responsables por la falta de triunfos o caerles con todo el peso a los jugadores.

El “Santo” sólo ganó en el debut, pero no perdió y tiene la valla menos vencida del campeonato. Lo que no es poca cosa.

Si nos centramos en que los grandes equipos se arman de atrás para adelante, hay darle la derecha a Diego Cagna y sus pupilos. El equipo se muestra firme, sólido y en 450 minutos fueron contadas con los dedos de una mano las veces que Ignacio Arce tuvo que jugarse la vida para tapar un gol. Ahí se puede decir que el primer paso está dado. No perder siempre es bueno, pero para que los empates se coticen es necesario intercalarlos con triunfos para potenciar cualquier aspiración.

Este es el momento en el que San Martín debe reaccionar y agregarle una pizca de “pimienta” a su juego ofensivo para que lleguen los goles que tanto necesita. La combinación de firmeza defensiva y explosión en ataque puede ser la receta ideal para ir en busca del gran objetivo.

Cagna debe recuperar los jugadores que están en bajo nivel o buscar soluciones dentro del plantel que tiene. Probar tácticas, combinar jugadores de buen pie y hacer que el equipo se muestre más rápido en ofensiva.

Subirse a los primeros lugares no es nada imposible, pero no debe seguir perdiendo tiempo.


Un equipo que carece de equilibrio
De Miguel Décima

El juego de San Martín, en estas primeras cinco fechas, mostró dos aristas completamente contrapuestas. Mientras la defensa mostró en cada presentación una notoria solidez a la hora de intervenir, de mitad de cancha hacia adelante, el equipo todavía no adquiere el nivel de juego que se le puede exigir a un conjunto que tiene la chapa de candidato.

Uno de los motivos salientes para que la zaga pudiera adquirir rápidamente fluidez en su juego fue que el técnico Diego Cagna, salvo la lesión de Rolando Serrano y la sanción que debió purgar Lucas Acevedo, por su expulsión en la fecha 4, mantuvo la misma defensa. Haberles dado una continuidad a los mismos hombres en este sector de la cancha fue beneficioso.

A la luz de los hechos, es indudable que el talón de Aquiles del equipo está en la zona media. All, es donde el entrenador “santo” realizó la mayor cantidad de modificaciones (7). Y lo preocupante es que a pesar de ello, Cagna no encuentra el rumbo futbolístico que todos esperan.

Para que ello ocurra, mucho tiene que ver que jugadores como Juan Galeano y Matías García, no puede recuperar su mejor nivel de juego. Además, a los refuerzos le cuesta entrar en la sintonía del equipo.

Pero no todas son pálidas. En los últimos partidos se le abrió el arco a Claudio Bieler, una de las piezas claves del equipo.

Comentarios