Guersman dirige la Orquesta Estable, con el violín de Mulé

Ambos músicos invitados vuelven al Teatro San Martín con música checa.

20 Oct 2017

HOY

• A las 22, en el teatro San Martín (av. Sarmiento 601). Entradas 2 x 1 con Club La Gaceta.

“El primer concierto que toqué como solista en mi vida fue el ‘Concierto Turco’ de Mozart, con la Orquesta Estable, y en el San Martín. Ese fue mi bautismo, a los 15 años”. Gustavo Mulé, músico tucumano radicado en Buenos Aires, rememora que desde entonces, hace 30 años, no volvió a presentarse en el teatro, aunque sí lo hizo con la orquesta en otros escenarios, como la iglesia de Santo Domingo.

El violinista, que inició su formación en el Conservatorio de la Provincia, es el solista convocado para el concierto de música checa que esta noche ofrecerá la Orquesta Estable de la Provincia, con la batuta de Gustavo Guersman como invitado.

Hace tiempo que el director de la Orquesta Juvenil de la UNT no dirige orquestas profesionales locales. Este año estuvo trabajando un mes en República Checa.

“Cuando volví surgió la idea de hacer un programa de música de ese país, que tiene un repertorio magnífico dentro de la música clásica, muy conocido no sólo por los músicos sino también por el público”, expresa.

Guersman se refiere a las obras elegidas, de Bedrich Smetana y de Antonin Dvorák, que junto a Leos Janacek son los compositores que dejaron el mayor legado checo a la música clásica.

Romanticismo checo

Mulé abordará como solista el Concierto N° 1 en La menor opus 53, de Dvorák. El maestro Guersman incluyó este concierto, que ya habían tocado con la Sinfónica de la UNT hace muchos años. “Tiene rasgos nacionalistas a través del folclore checo, al que apela Dvorák. Es realmente difícil para el violinista, y también para ensamblar con la orquesta. Tiene pasajes intrincados, especialmente en el último movimiento, y es una obra importante en el repertorio del violín”, explica Mulé.

Agenda ajetreada

El músico tucumano celebra que en 2017 enfrenta una agenda cargada de trabajo, y del bueno. Además de sus compromisos como miembro estable de la Orquesta Sinfónica Nacional tocó en el Colón. Allí tomó parte de un ciclo de la Filarmónica con el cuarteto de cuerdas que integra (Cuarteto de amigos) y después, junto a Horacio Lavandera encararon, en el CCK los cinco conciertos de Beethoven. Mulé tocó como concertino y codirigiendo la agrupación que nació en esa oportunidad, llamada Orquesta Clásica Argentina, ahora dispuesta a nuevos proyectos.


Comentarios