Crece el consumo de whisky en la Argentina

La apertura de las importaciones ha diversificado la oferta y provocó que las empresas internacionales proyecten inversiones en el país. La preferencia por el destilado de origen escocés ha aumentado sobre todo entre los jóvenes y las mujeres.

15 Oct 2017
1

OFERTA EN AUMENTO. La apertura de las importaciones ha provocado que nuevas marcas lleguen al país, lo cual ha diversificado la oferta de whisky. foto de archivo

Sin ser un mercado fuerte de bebidas espirituosas, como otros países de la región, la Argentina se afirma en América Latina como una vidriera para las mejores marcas de whisky del mundo. De hecho cada vez son más las empresas globales que ven cómo crece también el consumo de las calidades premium y súper premium del destilado escocés, según reconocieron fuentes del sector.

A los habituales aficionados al whisky en el país, reconocidos por ser relativamente pocos pero exigentes, se está sumando ahora un público más joven. Esto ha provocado un cambio progresivo en el consumo de esta bebida, reforzado también por el excelente nivel de la coctelería nacional.

“Buenos Aires es una ciudad muy importante para las marcas, que necesitan mostrar que están presentes en nuestro mercado por cómo nos mira el resto de Latinoamérica”, explicó Gabriel Conte, brand manager para Argentina de The Macallan.

Miguel Ángel Reigosa, alma pater del Museo del Whisky, que atesora la colección de botellas más importante del mundo y dispone de 400 marcas para los amantes de este caldo, confirma a su vez que el consumo está creciendo sobre todo entre los más jóvenes.

Los nuevos bebedores de whisky se inician en el mundo del single malt (elaborado en una sola destilería, sin mezclas) y con los de tipo NAS (No Age Statement), en los que no se especifica el tiempo de añejamiento, que suelen ser más amigables a los paladares novatos y más accesibles en precio, aunque eso no significa que sean de menor calidad.

Premium y catas

La apertura de las importaciones ha permitido que marcas y productos que antes no entraban al país impulsaran el consumo de las categorías premium y súper premium, así como la modalidad de las catas de whisky en las vinotecas, antes reservadas justamente al vino.

Vinerías como Winery, Ligier o Baltimore, sólo para nombrar algunos ejemplos, organizan estas catas de la mano de marcas como Chivas, Macallan o Johnny Walker, interesadas no sólo en cultivar el mercado local, sino en dar una clara muestra de que están en nuestro país y que quieren apostar por un mercado en crecimiento.

En el caso de Baltimore, en el barrio porteño de Chacarita, comenzó con las catas de destilados hace cuatro meses y las de whisky son las que más convocan, hasta 15 o 20 participantes.

La cata de whisky es más específica que la de vino y más compleja de organizar, porque no hay muchos especialistas en el tema, y por eso son más espaciadas que las de demás. “Vienen de todas las edades pero es gente que le gusta el whisky. Cada vez hay más espacios dedicados al whisky porque hay una avidez de la gente por saber sobre el tema”, aseguran en Baltimore.

Y si bien, el whisky encabeza la lista de los destilados más vendidos en esta vinería, con 100 botellas al mes, aún está muy lejos de las 800 de vino que se comercializan en ese mismo tiempo.

También las mujeres

En el Museo del Whisky siempre se hicieron catas, aunque ahora hay exclusivas solo para mujeres, porque cada vez son más las que se van acercando al mundo del whisky.

De hecho, de los consumidores que se acercan al Museo del Whisky el 15% o 20% son mujeres, detalla Reigosa, y coincide con Conte en que la Argentina es una vidriera para las marcas y puntapié de sus productos para Latinoamérica.

En noviembre, el museo albergará el “Whisky Live Buenos Aires”, evento que se hace en distintos países y que será el primero para toda la región.

Juan Manuel Gómez, Brand Manager de whisky de Pernod Ricard (Chivas, Royal Salute, Ballantines’s, Jameson), confirma un aumento del consumo del whisky premium y súper premium y explica que con la apertura de importaciones están entrando otros jugadores. “Pernod está completando el portafolio con marcas que no estaban acá y lo mismo pasa con la competencia”, enfatizó.

En el caso de su marca emblema “Chivas Regal”, ahora hay cinco referencias (Chivas 12 años,18 años, 25 años, Extra y el más reciente, Ultis), cuando hace tres años sólo estaban los dos primeros.

Según Gómez, los cócteles empujan ciertamente el consumo de whisky y los de alta calidad también contribuyen a que se potencie esa variante en el consumo.

“Argentina tiene un nivel altísimo de coctelería, a punto tal que estamos a la altura de Europa y Estados Unidos, mercados donde el whisky es muy versátil. Y si bien en otros países está mucho más instalado, acá está empezando a surgir”, explica. (Télam)

Comentarios