Baches, cloacas rotas y basura reciben a los visitantes a la salida de la terminal

Vecinos y conductores que atraviesan a diario la Brígido Terán sostienen que es una de las avenidas abandonadas: no la repavimentan desde hace años y hay desechos por todas partes. Funcionarios de la Municipalidad afirman que está previsto arreglar la zona. Voceros de Turismo sostienen que es importante revalorizar ese sector, aunque el Ente no tiene jurisdicción para hacerlo.

10 Oct 2017

Quien vaya en la parte de atrás de un auto quizás rebote bastante cuando cruce los baches dispersos por toda la avenida Brígido Terán. Y aquellos que caminen por esa zona se encontrarán con veredas sucias, baldosas rotas y cajones de verduras (sin ellas, claro) frente al acceso a la Terminal de Ómnibus. Y la lista sigue con autos mal estacionados y sendas peatonales inexistentes. Ese es el panorama actual de una de las entradas a la ciudad de San Miguel de Tucumán. Turistas, sean bienvenidos.

Alfredo Argüello, que surca sobre su moto a diario la mencionada avenida, asegura que la peor parte es la que se encuentra entre 24 de Septiembre y San Lorenzo. Allí se puede ver a simple vista cómo el pavimento sube y baja en forma ondulante. También hay “parches” por doquier y pérdida de aguas cloacales. “Trato de evitarla, pero a veces es imposible”, se resigna el motociclista. Matías Albarracín, taxista desde hace 20 años, agrega que siempre la Brígido Terán ha estado cubierta de pozos y que actualmente es en la cuadra del 800 donde peor se encuentra: “hay mucho tránsito y no es una de las ‘top’ como la Mate de Luna o la Perón. Es como más marginal y por eso no le dan bolilla, a pesar de que es la primera avenida que ven los turistas que llegan en ómnibus a la provincia”.

En la esquina de Charcas y Brígido Terán trabaja todos los días Luis Ernesto Rodríguez, que no tiene muchas más palabras que “horrible” para definir esa arteria, por donde pasan unos 4.900 vehículos por hora (algunos de ellos se desvían por avenida Roca), según los cálculos de la Subsecretaría de Tránsito Operativo de la Municipalidad capitalina. “Está todo parchado. Creo que en la gobernación de Antonio Domingo Bussi se hizo la última repavimentación. Hay que sumarle a este caos las cloacas rotas, los autos, los camiones y hasta las ambulancias que estacionan donde quieren. Esto está peor que cualquier villa”, sostiene el trabajador ambulante, que sigue enumerando la falta de virtudes de la zona, como los bares que no tienen baño y la inseguridad que acecha por las noches.

Arrugado

Basta con sólo ver el tipo de tránsito y la cantidad de vehículos que circulan por esa avenida para darse cuenta el porqué del mal estado del asfalto: hay camiones de gran porte y ómnibus a toda hora. “Los camiones de carga pesada ingresan por esa arteria, que sirve de acceso a la ciudad. Estamos hablando de camiones de 30.000 kilos. Tanto estos, como los ómnibus de corta y larga distancia, arrugan el pavimento. Esto sucede porque en nuestra provincia no hay control del peso de camiones en las entradas a Tucumán. En otras provincias sí hay balanzas, fijas y móviles. Entonces, a su paso, destruyen todo”, comenta Enrique Romero, subdirector de Tránsito.

Luis Chrestia, secretario de Obras Públicas municipal, reconoce que el hormigón de la avenida Brígido Terán es viejo y que no está bueno: hay baches y capas de asfalto que están superpuestas. A pesar de ello descarta que próximamente se haga la repavimentación. El motivo es, según enuncia, que en este momento se están pavimentando calles que “directamente ni enripiado tienen y sólo hay barro”. “Sí está en nuestros planes repavimentarla, pero lo haremos una vez que terminemos la capa asfáltica en barrios periféricos, olvidados, que tienen más urgencia”, sostiene el funcionario.

Sobre el control de peso de los vehículos, Chrestia confiesa que han pedido al Gobierno provincial que compre balanzas móviles y fijas para que sean colocadas en las entradas a Tucumán porque el excesivo peso rompe desde rutas a calles de la ciudad. Sin embargo, dijo, hasta ahora no han tenido respuesta.

Proyectos

El desarrollo urbanístico en la zona de la terminal es de alta relevancia para el Ente Tucumán Turismo, según admiten sus autoridades. Sin embargo, comentaron que como organismo quieren participar en ese desarrollo pero que eso debería ser impulsado por áreas que tienen jurisdicción en la zona, como lo es el municipio capitalino. “Es importante revalorizar el patrimonio tangible e intangible que vive y perdura en el lugar. Nosotros deberíamos trabajar en conjunto con el municipio en el desarrollo urbanístico de la zona, pero hasta ahora no tuvimos contacto. En cambio ya hemos trabajado con San Javier (entorno de El Cristo) y con Tafí del Valle (en el entorno de El Indio). No podemos hacer las cosas de prepo”, agregaron voceros de Turismo.

En 2008, en vistas al Bicentenario de la Declaración de la Independencia y en el marco del programa “Renovación de Áreas Urbanas”, la Municipalidad de San Miguel de Tucumán inició el remozamiento de los frentes de 14 inmuebles de los alrededores de la Terminal de Ómnibus, que integraban el patrimonio histórico y que habían sido construidos entre 1890 y 1910.

El proyecto integral municipal contemplaba el desplazamiento de los vendedores y comerciantes ubicados en el pasaje Sargento Gómez hacia el Predio Ferial y la creación en el lugar de una especie de calle cultural. Por otra parte, como ya hemos publicado en el diario en varias oportunidades, se planeaba firmar un convenio con la Facultad de Artes de la UNT para que se expusieran cuadros y se realizaran otras actividades artísticas en esa zona. También se iban a reparar las veredas y se iba a plantar naranjos y lapachos, árboles típicos de la provincia. El plan de renovación incluía, asimismo, la refacción y el reciclado del edificio de la ex terminal de ómnibus. El proyecto se quedó sólo con la renovación de las fachadas.


tránsito pesado = pavimento roto
Cantidad de vehículos en las entradas a la Capital
 
Los camiones de carga pesada de libre circulación ingresan en la ciudad por Pedro Miguel Aráoz, que es la continuación de avenida Roca, y de ahí pueden desviarse por avenida Brígido Terán, continuando por Soldati. Según un informe de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte Operativo de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, se trata de camiones de hasta 30.000 kg. Por este sector ingresan unos 4.900 vehículos (autos, ómnibus y camiones) por hora.
Los que vienen del norte lo hacen por avenida Francisco de Aguirre (ingresan unos 4.650 vehículos por hora) y los que vienen del este lo hacen por la avenida Gobernador del Campo, cruzando el puente Ingeniero Barros o por el puente Lucas Córdoba hacia la avenida Benjamín Aráoz (ingresan por allí unos 3.756 vehículos por hora). Y los que vienen por la ruta 301 (ex ruta 38) ingresan por avenida Roca (calculan unos 4.350 vehículos por hora).
Los camiones de carga y los ómnibus de larga distancia, como los ómnibus urbanos, metropolitanos y rurales producen lo que se llama arrugue del pavimento, y en cada una de las mencionadas arterias se puede ver este fenómeno, según reconocen funcionarios de la mencionada repartición municipal. 

> Tránsito pesado = pavimento roto
Cantidad de vehículos en las entradas a la Capital

 Los camiones de carga pesada de libre circulación ingresan en la ciudad por Pedro Miguel Aráoz, que es la continuación de avenida Roca, y de ahí pueden desviarse por avenida Brígido Terán, continuando por Soldati. Según un informe de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte Operativo de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, se trata de camiones de hasta 30.000 kg. Por este sector ingresan unos 4.900 vehículos (autos, ómnibus y camiones) por hora.
Los que vienen del norte lo hacen por avenida Francisco de Aguirre (ingresan unos 4.650 vehículos por hora) y los que vienen del este lo hacen por la avenida Gobernador del Campo, cruzando el puente Ingeniero Barros o por el puente Lucas Córdoba hacia la avenida Benjamín Aráoz (ingresan por allí unos 3.756 vehículos por hora). Y los que vienen por la ruta 301 (ex ruta 38) ingresan por avenida Roca (calculan unos 4.350 vehículos por hora).
Los camiones de carga y los ómnibus de larga distancia, como los ómnibus urbanos, metropolitanos y rurales producen lo que se llama arrugue del pavimento, y en cada una de las mencionadas arterias se puede ver este fenómeno, según reconocen funcionarios de la mencionada repartición municipal. 

Comentarios