Estas 13 claves te dirán si estás en camino a padecer depresión

Rasgos de las personas depresivas que pueden ayudarte a detectar de manera temprana esta enfermedad.

02 Oct 2017
1

ARCHIVO LA GACETA

La depresión es uno de los trastornos mentales más comunes en la actual sociedad. A pesar de la injusta estigmatización que supone la etiqueta de “enfermo mental”, muchas personas sufren, de forma más o menos manifiesta, depresión.

Si bien hay sucesos que nos pueden provocar cierto nivel de tristeza durante un tiempo, en ocasiones un desequilibrio químico puede hacer descender los niveles de serotonina de nuestro cuerpo, provocándonos depresión, detalla El Ciudadano

Además, hay ciertas personas más predispuestas que otras a sufrir de este angustioso mal que, sin embargo, tiene tratamiento y con cada vez mejores resultados. La detección precoz es fundamental, y aquí vamos a analizar algunos rasgos de las personas depresivas que pueden ayudarte a detectar de manera temprana esta enfermedad. 

Nadie está libre de padecer una depresión, pero sí es cierto que algunos rasgos de personalidad predisponen a que algunas personas la desarrollen antes o con más frecuencia que otras. 

1.- Las personas más propensas a la depresión son aquellas que son responsables, con baja autoestima, exigentes, perfeccionistas, con un elevado sentido del deber y de respeto, minuciosos, baja tolerancia al fracaso y con planteamientos vitales muy rígidos. 

2.- Las personas depresivas también dan mucha importancia al control. Les gusta saber lo que ocurre en cada momento, adoran la rutina, detestan la improvisación o las sorpresas y sufren si sienten que no controlan algún aspecto de sus vidas. 

3.- Si te sentís triste sin motivo aparente o justificado, o ves que no tienes ganas de hacer nada porque nada te motiva ni te ilusiona, podrías estar desarrollando una depresión. No obstante, esa tristeza y apatía pueden estar motivadas por otros motivos más triviales, como los cambios estacionales. 

4.- Dejar de comer, dormir mal –o demasiado- y sentirse sin fuerzas pueden ser síntomas físicos indicativos de una depresión. 

5.- El depresivo tiende a aislarse. No quiere relacionarse con nadie, deja de quedar con otras personas y de salir a la calle e incluso puede mostrarse malhumorado con los miembros de su familia y amigos, que él siente que le “agobian”. 

6.- Si sos depresivo, te costará levantarte de la cama, y te irás encontrando mejor según transcurre el día. La serotonina alcanza sus niveles más altos por las tardes, de ahí la mejoría. 

7.- Otra de las formas de saber si sos depresivo es analizar el contenido de tus pensamientos. Suele ser negativo, y relacionado con ideas de enfermedad, ruina o muerte. 

8.- El síntoma más evidente de la depresión es el llanto. Si llorás sin motivo o tenés ganas de hacerlo, y después de llorar no te encontrás mejor, es posible que la depresión haya comenzado. 

9.- Es frecuente que la depresión se acompañe de ansiedad, por lo que algunos síntomas de ésta (nerviosismo, agitación, respiración acelerada y entrecortada, inquietud, etc.) se mezclen con la depresión o incluso la enmascaren. 

10.- Otro síntoma es la anhedonía (incapacidad para obtener placer o disfrutar). Si te dejan de gustar cosas que antes te apasionaban, o te ves pasivo ante actividades que eran tus favoritas, estate alerta. La falta de interés en el sexo, la impotencia o frigidez y la ausencia de deseo son también muy reveladores. 

11.- La depresión no es una psicosis, es decir, no hay ruptura con la realidad y, por tanto, el enfermo es consciente de que lo está. Por eso es importante que uno se analice a sí mismo de manera objetiva y pueda prevenir la depresión o tratarla desde sus primeros estadios: eso incrementa exponencialmente las posibilidades de recuperación completa.

12.- Si tu personalidad responde a los rasgos descritos y has notado alguno de los síntomas que se han presentado, acudí a un especialista. No todas las depresiones son iguales ni todos los síntomas son exclusivos de una depresión, pero en caso de verte afectado, la detección temprana es básica para la recuperación.

13.- Para evitar la depresión es recomendable fomentar las relaciones sociales y la vida al aire libre, así como tener aficiones y hobbies, sean éstos cuales sean. Una actitud optimista es muy saludable, evitando tomarse las cosas demasiado en serio y buscando distracciones y momentos gratificantes. Terapias relajantes como el yoga, el tai-chi o el ejercicio pueden ayudar a incrementar la sensación de bienestar y prevenir episodios depresivos.

Comentarios