“Austeridad”, la palabra más usada entre candidatos a consejero

01 Oct 2017

Si llegaran al Consejo Asesor de la Magistratura, cosa que se define en la elección del 9 de octubre, serían austeros: así se manifestaron la mayoría de las listas de abogados de la capital y del sur que pugnan por ocupar cuatro sillas (dos titulares y dos suplentes para cada jurisdicción). La palabra “austeridad” es la más recurrente entre quienes respondieron el cuestionario de LA GACETA: aparece de alguna manera en las respuestas de las fórmulas de Marcelo Fajre-Julieta Tejerizo; Diego Vals-Martín Tello y Judith Ibarra-Luciano Antezana. Fuera de esta coincidencia se mencionaron otros valores: honestidad e imaginación (Rodolfo Gilli-José Adle); transparencia (Jorge Conrado Martínez-Alfredo Falú) e independencia (Martín Robles Levin-Susana López). Las restantes listas (Ricardo Maturana-Silvia Rivero; Rubén Zingale-Gabriel  Álvarez y Marcelo Seidán-Marcelo Cifre) no enviaron sus contestaciones.
A la hora de elaborar un decálogo ético para la función para la que se postulan, Vals y Tello dijeron que iban a tener apertura hacia los requerimientos de la comunidad, entre otras manifestaciones. Fajre y Tejerizo resumieron el asunto con el compromiso de prestar un servicio a la sociedad y no de servirse de ella. Ibarra y Antezana se plantearon actuar con prudencia, fortaleza, “conciencia funcional”, decoro, buena fe, prudencia y diligencia, entre otros. Gilli y Adle elaboraron una lista en la que consta el trabajo, la inteligencia, la imaginación, la superación, el estudio “profundo” del problema y el amor por la función. Martínez y Falú hablaron de dedicación, compromiso, experiencia, convicción, presencia, esfuerzo, diálogo, paciencia y equilibrio. Robles Levin y López consideraron que, más que enumerar principios, había que ser éticos en todos los sentidos de la palabra.

Si llegaran al Consejo Asesor de la Magistratura, cosa que se define en la elección del 9 de octubre, serían austeros: así se manifestaron la mayoría de las listas de abogados de la capital y del sur que pugnan por ocupar cuatro sillas (dos titulares y dos suplentes para cada jurisdicción). La palabra “austeridad” es la más recurrente entre quienes respondieron el cuestionario de LA GACETA: aparece de alguna manera en las respuestas de las fórmulas de Marcelo Fajre-Julieta Tejerizo; Diego Vals-Martín Tello y Judith Ibarra-Luciano Antezana. Fuera de esta coincidencia se mencionaron otros valores: honestidad e imaginación (Rodolfo Gilli-José Adle); transparencia (Jorge Conrado Martínez-Alfredo Falú) e independencia (Martín Robles Levin-Susana López).

Las restantes listas (Ricardo Maturana-Silvia Rivero; Rubén Zingale-Gabriel  Álvarez y Marcelo Seidán-Marcelo Cifre) no enviaron sus contestaciones.

A la hora de elaborar un decálogo ético para la función para la que se postulan, Vals y Tello dijeron que iban a tener apertura hacia los requerimientos de la comunidad, entre otras manifestaciones. Fajre y Tejerizo resumieron el asunto con el compromiso de prestar un servicio a la sociedad y no de servirse de ella. Ibarra y Antezana se plantearon actuar con prudencia, fortaleza, “conciencia funcional”, decoro, buena fe, prudencia y diligencia, entre otros. Gilli y Adle elaboraron una lista en la que consta el trabajo, la inteligencia, la imaginación, la superación, el estudio “profundo” del problema y el amor por la función.

Martínez y Falú hablaron de dedicación, compromiso, experiencia, convicción, presencia, esfuerzo, diálogo, paciencia y equilibrio. Robles Levin y López consideraron que, más que enumerar principios, había que ser éticos en todos los sentidos de la palabra.

Comentarios