POSTALES DE LA EVANGELIZACIÓN

30 Sep 2017

Procesión de San José por las calles del barrio.- La hermana Eugenia va casi todos los días a trabajar en la capilla San José, del barrio de Los Chañaritos. Allí anima la Eucaristía, visita a los vecinos, casa por casa y ayuda en todo lo que puede. También organiza las procesiones en honor al santo patrono. Cuando alguien fallece en el barrio llaman a las hermanas para que recen un responso.

Los sábados, el día fuerte.- Este día las hermanas casi no se ven, están cada una en sus distintas misiones. Es un día dedicado a la Catequesis familiar. La hermana Eugenia hace su trabajo en Los Chañaritos, la hermana Gregoria visita a los enfermos en el hospital Néstor Kirchner. Luego de un día muy agitado, a las 20, van a misa en la parroquia del Santísimo Sacramento.

Confirmaciones en Los Chañaritos.- En la capilla de San José las hermanas ayudan en la formación de los niños que van a recibir la Confirmación. 

Via Crucis barrial.- La hermana Eugenia organiza el Via Crucis barrial por Los Chañaritos. En la foto (arriba, tercera desde la izquierda) acompaña a un grupo de vecinos a promocionar esta actividad, en carro y con megáfono. Los jóvenes y los niños la siguen adonde quiera que vaya. Ella los escucha, los aconseja y además les da clases particulares en su casa, a la siesta.

Taller de pulseras en Las Talitas.- Las Hermanas Josefinas trabajan enseñando en distintos talleres de capacitación para que las mujeres puedan defenderse en la vida con alguna actividad, especialmente si son amas de casa. En Las Talitas la hermana Gregoria enseñan a hacer pulseras, collares y rosarios que luego son donados o vendidos para comprar más elementos para seguir armando nuevas piezas.

Encuentros mensuales de laicos josefinos.- En la casa de las Hermanas Josefinas se reúnen una vez por mes grupos de mujeres trabajadoras de los barrios cercanos, que han recibido la espiritualidad josefina. Ellos replican lo que han aprendido en sus respectivas comunidades.

La josefinas por el mundo.- Las hermanas Josefinas se encuentran en los lugares más pobres del planeta. Están en Filipinas, Nueva Guinea, Vietnam, Congo, Colombia, Perú, Cuba, Bolivia, Chile y Argentina. En nuestro país hay cinco comunidades, en distintos lugares del gran Buenos Aires y en Capital Federal. Cuentan con una casa para religiosas mayores en Buenos Aires.

Son unas 500 en todo el mundo.- Alrededor del mundo hay medio millar de siervas de Dios, que dedican sus días a trabajar y a evangelizar desde el trabajo a otras mujeres. Vuelven cada dos años a visitar a su familia, pero como cuenta la hermana Eugenia, que tiene más de 80 años: “antes, era cosa de despedirse para no volver nunca más”.

Comentarios