Cagna, en los dos partidos que jugó el "Santo", manejó distintos aspectos del juego

29 Sep 2017

Diego Cagna es alguien a quien, cada vez que se le pregunta sobre el favoritismo que tiene San Martín en el torneo, siempre trata de bajarle los decibeles al tema.

“Lo que ocurre en esta temporada es que, desde Primera, descendieron equipos importantes, que lograron mantener la cuota económica. Esto les otorga cierta ventaja sobre resto, por contar con la billetera para contratar, y vaya si se reforzaron bien. Esto hará que sea más valorable lo que consigamos a lo largo de la competencia”, señaló el entrenador.

Para muchos, que a San Martín le haya tocado en las primeras tres fechas equipos que están en la selecta lista de candidatos (Ferro-Independiente Rivadavia y Aldosivi), es un tema complicado. Pero para Cagna, el hecho no adquiere mayor relevancia. “Si tengo que ser sincero, me da lo mismo el orden de los partidos. A lo que sí le doy la importancia que se merece, es a que nosotros estemos bien, y que partido a partido podamos ir mejorando en el juego. Esto es una cuestión de tiempo, porque más allá que uno puede conocerse como persona, para el jugador es imperioso sumar minutos de juego para asociarse con sus nuevos compañeros. Eso sólo se logra con los partidos”, acotó.

En los dos primeros dos cotejos del certamen, San Martín mostró dos caras diametralmente opuestas en su juego. Contra Ferro, evidenció una saludable predisposición para manejar la pelota; si la diferencia que existió en el campo de juego no se tradujo en el marcador final, fue por la falta de puntería de los delanteros “santos”. Mientras que el viernes pasado, ante la “Lepra” mendocina, cambió el libreto y sacó a relucir la personalidad de sus hombres ante un adversario difícil.

Sobre el tema, Cagna señaló: “algunas veces es natural que ello ocurra, porque habrá encuentros en los que el rival intentará no dejarnos jugar. Es entonces cuando el equipo tiene que sacar a relucir otras cosas que van de la mano del temperamento y el amor propio. Uno, que hace tiempo que está en esto, sabe que no todas las veces se ganará jugando buen fútbol, sino que habrá cotejos en los que se lo hará metiendo, corriendo y trabando más que el rival. El viernes pasado demostramos que también estamos preparados para eso”.

Aunque respalda a los jugadores que elige para ser titulares, Cagna se siente complacido porque la versatilidad que cuenta en el plantel lo hace manejar alternativas en caso de lesiones o suspensiones. “En este grupo hay futbolistas que pueden ocupar varios puestos. El caso testigo de lo que afirmo es Esteban Espíndola López, un jugador que es central y que, por las lesiones de Ivo Chaves y Rolando Serrano, tuve que improvisar de lateral por derecha. Y en el medio, están quienes pueden adaptarse con naturalidad a desempeñarse por adentro o por afuera. Contar con estos beneficios es algo invalorable”, dijo el responsable táctico.

Comentarios