El viejo soporte rítmico que pasó a ser protagonista del jazz

El contrabajista Arturo Puertas toca junto al Leo Vero Quartet.

29 Sep 2017
1

JUNTOS. El contrabajo es más alto, pero Puertas sabe cómo dominarlo.-

HOY

• A las 23, en Mandinga Taberna Cultural (avenida Mitre 771).

Tocar el cielo con la música es a lo que aspira todo intérprete. Y si de jazz se trata, mucho más. En este caso el cielo viene a ser tocar junto a un maestro admirado. Es lo que experimentó Arturo Puertas cuando superó los nervios en un estudio de grabación, en Nueva York, apabullado por sus compañeros de banda: sus admirados Aaron Golberg, Adam Cruz, Miguel Zenón y John Ellis.

“Viva Jujuy” es el producto de esas sesiones. Se trata del último disco del contrabajista y compositor porteño, y es el que él elige por frescura, por circunstancias y por compañía.

Bajo y contrabajo

Fueron Los Beatles quienes indujeron al músico, de adolescente, a tocar el bajo eléctrico. Después, en el conservatorio estudió el contrabajo, se dejó encandilar por los contrabajistas de Parker, Davis y Coltrane, y recorre las rutas del jazz tocando junto a todos los grandes de Argentina, más unos cuantos del exterior. Acerca de la consideración de ambos instrumentos, dice Puertas: “son lenguajes distintos. Yo respeto mucho los dos. El contrabajo es muy antiguo, pero hay que tener en cuenta que el bajo eléctrico, siendo muy joven, de sesenta y pico de años, ha tenido una evolución meteórica, entonces es respetable por eso”. Esta noche, en Mandinga, el contrabajo de Arturo Puertas se sumará al Leo Vera Quartet. Ellos son Vera en guitarra, Javier Seco y Carlos Brovia en saxos, Rony López en bajo y Javier Podazza en batería.

“Vamos a hacer algunos standars y algunos temas de mi último disco. Para mí el hecho de tocar es más que suficiente -convence Puertas con la consigna jazzera-. Tratar de pasarla lo mejor posible es es nuestro objetivo, y lo ideal es que cuando los músicos tocan, disfrutan, le llega al público y se arma esa comunicación mágica”. El músico no cree que sea determinante el clima de bar o jazz club: “por ahí en un teatro también se crea un clima especial. Todo depende que se dé ese vaivén entre los músicos y el público”.

De San Juan

Los músicos tucumanos desenfundan los instrumentos tras haber tocado a mediados de mes en el I Festival Internacional de Jazz que se llevó a cabo en San Juan, junto a maestros como Puertas, Peter Mazza (EEUU), Ale Demogli, Michael Kuttner (Alemania) y Alejandro Santos, entre otros.

“En San Juan compartimos escenario con Puertas, y toqué con él en el Virla, en el Julio Cultural. Ahora, además, invitamos a otros músicos a tocar con él, si bien no es una jam session”, explica Leo Vera. Él también atraviesa un año de tocar el cielo con la música y por eso se entusiasma: “vengo actuando con los mejores de Sudamérica (Maturano, D’Agostino, Fabio Lozano, Luis Salinas, y con Puertas). Es un año especial y ahora, que se viene el III Festival de Jazz Independiente en noviembre, más”.

Comentarios