Una fiesta de cumpleaños en la UCR acaba con un baleado

Desde el partido se dijo que el agresor no sería parte del radicalismo y que se suspenderán este tipo de festejos en la sede. El afiliado recibió un tiro en la pierna.

26 Sep 2017

Un episodio lleno en incógnitas se transformó ayer en un escándalo que envolvió a la Unión Radical. El domingo a la mañana, un joven de 21 años había sido atendido en el Centro de Salud porque había recibido un balazo en una pierna, en la puerta de la sede de Catamarca 851. En ese momento, no dio demasiados detalles y dejó el hospital sin hacer la denuncia. Sin embargo, ayer trascendió que se trata de un afiliado a la UCR y que la agresión ocurrió durante una fiesta en el local del centenario partido, en el barrio Norte de la capital.

Un hombre fue asesinado a balazos y creen que su cuñado es cómplice

“Hubo un altercado afuera del partido. Tengo entendido que el agresor no sería afiliado, y que habría habido un altercado por una chica. Esto no tuvo nada que ver con cuestiones de la política. Fue una discusión con alguien que habría estado excedido en copas”, dijo el presidente de la junta de gobierno provincial de la UCR, Julio Herrera. También confirmó que en la sede se desarrollaba un festejo de jóvenes. “Vamos a preguntar a los responsables quiénes estuvieron y por qué ha pasado esto”, agregó.

“Estaba todo tranquilo”

Según la versión que maneja la Policía, el domingo a la madrugada allí se festejaba el cumpleaños de dos chicas y de Pablo Leal, el muchacho herido. Los presentes serían militantes de la agrupación “1890”. Al parecer, antes de las seis, a Leal le dijeron que un hombre estaba tratando mal a su hermana en la puerta. Cuando el joven salió, el agresor lo invitó a pelear. Luego sacó un arma y amenazó con dispararle en la cabeza, pero le tiró en una pierna. El tirador habría estado con amigos de una de las cumpleañeras. “Había estado todo tranquilo hasta ese momento. Escuché el tiro pero no sentí nada. Me vi la pierna y la tenía llena de sangre. Todavía tengo el proyectil alojado y el jueves tengo que ver si me deben operar”, advirtió Leal a LA GACETA.

El muchacho prefirió no decir mucho más. Se limitó a decir que estaba preocupado por lo que había pasado y negó de forma tajante que el ataque tuviera algo que ver con cuestiones políticas.

Por la pelea de estudiantes, al menos 100 manzanas se quedaron sin protección policial

Como testigos del episodio sólo se cuenta con un par de personas presentes en la fiesta. La casona se encuentra rodeada por locales comerciales, una sede gremial y algunas viviendas, cuyos dueños dijeron que no vieron nada. “Sí, hubo una pelea. Al otro día vino Criminalística al mediodía”, dijo un empleado del Sindicato de Camioneros. En efecto, ayer a la tarde todavía estaba marcado con tiza el lugar en el que se encontró la vaina.

Nueve estudiantes detenidos y cinco policías heridos fue el saldo del incidente en las caravanas

“Ocurrió cuando cerraban el partido. El grupo que se reunió, la ‘1890’, es un espacio del que participo y me hago responsable de los chicos. Tengo la nómina de quienes estuvieron presentes y eran 11. No hubo ningún tiroteo ni enfrentamiento. Estos jóvenes no tienen esas actitudes y tampoco ninguna responsabilidad. Yo hubiese hecho lo mismo que Pablo, evitar que agredan a una chica. Lo que pasó es una locura y queremos que encuentren al agresor”, dijo el tesorero de la UCR, Juan Carlos Sánchez.

El caso está siendo investigado por la división Delitos Contra la Propiedad, a cargo de los comisarios Marcelo Sallas, Ricardo Villagra y Christian Peralta, y por el fiscal Diego López Ávila.

Comentarios