Inauguraron en Tucumán una exposición con las tapas de discos que hicieron historia en el rock nacional

Las obras del diseñador tucumano Ros fueron montadas en el edificio del Concejo Deliberante, en San Martín y Monteagudo.

26 Sep 2017

“El destino del disco no se juega en la tapa, pero ella produce el primer contacto entre el público y el objeto”, apunta Alejandro Ros, describiendo el proceso de uno de sus trabajos. El artista inauguró una muestra del Colegio de Diseñadores Gráficos y brindó una conferencia titulada “Diseño sin receta”, lo que significó toda una definición.

La exhibición (montada en el Concejo Deliberante, San Martín y Monteagudo) recorre la obra del diseñador tucumano que impactó el mundo de la gráfica. Entre sus creaciones se encuentran las colaboraciones con importantes músicos nacionales de las últimas décadas, que le valieron premios a nivel internacional. Parte de su trabajo durante 30 años se puede ver en la muestra, que cuenta con más de 100 portadas de diarios y más de 70 artes de tapa de discos de rock y de pop.



Cuando se le pregunta sobre la diferencia entre arte y diseño, resume que el segundo “se hace por pedido; algo que no pasa con el artista”. Ros efectuó su primera tapa importante con Soda Stereo, pero le siguieron discos de los álbumes del “Flaco” Spinetta, Fito Páez, Divididos, Las Pelotas, Babasónicos, Miranda!, La Bersuit, Los Fabulosos, Bajofondo, Illya Kuryaki, Gustavo Cerati, Vicentico, Damas Gratis y Mercedes Sosa, entre muchos otros.

- ¿Cómo realizás tu trabajo?

- Lo primero es intentar entrar en el otro. No hago lo que yo quiero, sino lo que necesita esa música. Por eso cuando me encargan una tapa voy a los recitales, a la casa del músico y al estudio de grabación. Indago tanto en la personalidad como en el personaje. La música es una de las artes que más admiro, por eso, ponerle una imagen es muy importante para mí. Llevo más de 200 tapas y cuando elijo a quién hacerle tengo que comulgar con la música. Cuando uno se involucra con el trabajo sale mucho mejor, porque se estableció un vínculo con el artista.



- ¿Qué tanto valor tiene una tapa para el disco?

- No, su venta -mayor o menor- no se juega en la tapa, pero no te olvides de que es el primer contacto entre el público y el objeto; es lo primero que se ve. Sería como ‘un amor a primera vista’, que puede permanecer. Pero este arte está venido abajo, los discos se venden menos, cuando más joven es el público menos se venden los discos y disminuye la cantidad de producción. Pero el diseño gráfico muta, pasa del papel a la pantalla y uno debe adaptarse. Internet no deja de sorprenderme, vivimos un tiempo de cambio permanente.

- ¿El diseño gráfico es un arte menor?

- No hay diseño sin cliente. Es un trabajo que puede estar teñido de arte, pero arte no es. La función es esencial al diseño, que se hace justamente por pedido. Y hoy el artista no hace lo suyo por pedido, aunque antes sí. El arte es un universo para llevarte a otro universo, si no es decoración. El arte no está en el cuadro… tiene que ver con el capricho. Arte hace el que se tira al vacío y no lo espera nadie del otro lado. Yo presenté la obra ‘Perfumancia’ en feria Arco, en Madrid, que era como una instalación audio-olfativa y performance… Y ahora estoy trabajando en lo que más me gusta, que es la puesta en escena. En el CCK me pidieron para “Klang”, que tiene que ver con los inicios de la música en Argentina. Pero te aclaro que mi obra más importante es la fiesta de disfraces donde el disfraz es la droga y liberador.

Comentarios