La amenaza nuclear sobrevuela la Asamblea General de la ONU

Rusia habla de la “histeria militar” en torno a Norcorea y el delegado iraní dice que no negociará acuerdo de contención de armas. El delegado chino y el ruso instaron a bajar el tono del debate en torno a los misiles en el sudeste asiático. Escalada verbal

22 Sep 2017

NUEVA YORK, Estados Unidos.- El canciller ruso, Serguei Lavrov, advirtió en la Asamblea General de las Naciones Unidas que la “histeria militar” en torno a Corea del Norte puede llevar a un “desastre”, al destacar la “espiral de confrontación muy peligrosa” que se está viendo, por lo que llamó a una negociación urgente para resolver la crisis.

El responsable de la diplomacia rusa dijo que Moscú condena “las aventuras nucleares y con misiles de Pyongyang”, pero subrayó el riesgo de la “histeria militar”. Recordó que las resoluciones aprobadas en el Consejo de Seguridad de la ONU, además de sanciones, incluyen provisiones para avanzar en una solución diplomática al conflicto.

“Pedimos que se dejen de bloquear esas provisiones. No hay alternativa a vías políticas y diplomáticas para resolver la cuestión nuclear”, señaló , quien habló ante la Asamblea General en lugar de Vladimir Putin.

Lavrov pidió apoyo para la propuesta que presentaron en julio su país y China, que plantea que Pyongyang suspenda sus ensayos nucleares y que Estados Unidos y Corea del Sur hagan lo mismo con sus maniobras militares, en un intento por crear condiciones para el diálogo. La idea ha sido rechazada por las partes.

También el ministro de Relaciones Exteriores de China pidió a Corea del Norte que no avance en una “dirección peligrosa” y dijo que la única forma de salir de la crisis sobre el desarrollo de armas de Pyongyang eran las negociaciones.

Wang Yi afirmó en la Asamblea General de la ONU que China estaba comprometida con la desnuclearización de la Península de Corea y que no deberían haber nuevas armas de este tipo en ninguna parte de Asia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aprovechó esta semana su primer discurso ante Naciones Unidas para insistir en la línea dura, amenazando con la posibilidad de “destruir totalmente” a Corea del Norte.

Ayer, Trump anunció que impondrá más sanciones unilaterales contra Corea del Norte. Las nuevas medidas atacarán a empresas e instituciones que financian y posibilitan el comercio exterior del país comunista, explicó el mandatario durante un almuerzo con su par surcoreano, Moon Jae-in, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe

Además, anunció que el Banco Central de China ordenó a las entidades financieras de su país que dejen de hacer negocios con Corea del Norte, medida que no fue confirmada por Beijing. “La tolerancia debe terminar, sentenció en el almuerzo. “Los bancos extranjeros tienen una elección: o comercian con nosotros o con Corea del Norte”, enfatizó.

El canciller norcoreano, Ri Yong-ho, quien será hoy el encargado de hablar ante la Asamblea, minimizó las amenazas de Trump, a las que calificó de “ladridos de perro”. Es la primera reacción oficial de Pyongyang al discurso de Trump ante la ONU.

Cuestionan el pacto

El presidente de Irán puso otra vez el peligro nuclear en debate, al decir que el acuerdo con las potencias mundiales no puede ser renegociado, luego de que Trump advirtió que estaba analizando si el pacto era útil a la seguridad de Estados Unidos.

En el acuerdo de 2015, Irán acordó limitar su cuestionado programa nuclear a cambio de un alivio de las sanciones económicas. Trump calificó el martes el trato como una “vergüenza” durante su discurso ante la ONU.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, al regreso de su intervención en la ONU, habló a su país.

“Ellos dijeron claramente que el acuerdo nuclear no puede ser renegociado”, sostuvo Rouhani.

Trump dijo a periodistas esta semana que había tomado una decisión sobre qué hacer con el acuerdo, aprobado por su predecesor, Barack Obama, junto con líderes de Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, pero no explicó lo que había decidido.

La posibilidad de que Washington renuncie al acuerdo inquieta a aliados de Estados Unidos que ayudaron a negociarlo, especialmente cuando el mundo enfrenta la crisis por el desarrollo de misiles balísticos por parte de Corea del Norte. (Télam-Reuters)

El sueño de una convivencia pacífica

NUEVA YORK, Estados Unidos.- Corea del Sur no aspira al colapso de su vecino del norte, sino a una convivencia pacífica, dijo el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

Tampoco aspira a una reunificación con el país del norte con “medios artificiales” o “tragándose” al otro país. Seúl y la comunicad internacional sólo hacen todo lo posible para resolver pacíficamente el conflicto en torno al programa nuclear y misilístico con Pyongyang, afirmó

Entre las dos Coreas rige un armisticio acordado tras la guerra (1950-1953) que nunca derivó en un auténtico tratado de paz.

Moon llamó a Corea del Norte a poner fin a las provocaciones para estar “del lado correcto de la historia”. “Debe cesar de inmediato de tomar decisiones irresponsables que puedan llevar a su propio aislamiento y al colapso”.

El mundo debe responder “con fuerza y determinación” hasta que Corea del Norte abandone su programa nuclear. (DPA)

Comentarios