Falsos policías le robaron el vehículo, lo golpearon y le cobraron para ver al médico legista

Un vendedor de autos denunció que fue engañado por la banda.

22 Sep 2017
1

PREOCUPADO. Oscar teme que a su hijo le quede un antecedente. la gaceta / foto de franco vera

Walter Álvarez todavía no entiende por quién fue engañado: si por el hombre que le entregó su auto para que lo vendiera, por los falsos policías que lo golpearon y le quitaron el vehículo, o por ambos.

El joven tiene 25 años y se dedica a la venta de vehículos usados, frente al parque 9 de Julio. Dos semanas antes de que fuera abordado por los falsos policías, un hombre se había presentado en el local y dejó un Volkswagen Gol para que Álvarez tratara de venderlo. “Lo raro es que nunca me dio los papeles”, dijo el joven.

Una madrugada, Álvarez salió de urgencia a la farmacia y lo hizo a bordo del Gol. Según contó, cuando regresaba levantó a una pareja de jóvenes que vive en las inmediaciones de su casa para acercarlos. Segundos después, fueron abordados por los delincuentes.

“Iba por el parque 9 de Julio cuando me paró un Palio negro con vidrios polarizados. Nos bajaron y nos pusieron esposas a mí y al otro chico, la chica corrió para avisarle a mi papá. No me pidieron ningún papel, sólo me decían que eran policías de la Brigada”, contó Álvarez.

De acuerdo con su relato, estas personas los subieron al auto y los llevaron a un descampado, en la zona de Alderetes. “Nos empezaron a pegar con un palo. Después uno le dijo al otro: ‘ahora les voy a sacar las esposas, vos tirales’. Cuando nos soltó, comenzamos a correr y nos hicieron dos disparos con una escopeta. Se fueron llevándose al auto y nosotros empezamos a caminar. Cuando salimos a la autopista, volvió a aparecer el Palio y nos hicieron dos disparos más”, agregó.

Lo que le llamó la atención al joven es que pocas horas después se presentó en el local el dueño del Gol. “Vino con dos policías de la Brigada diciendo que le avisaron que me habían robado el auto y me puso una denuncia”, contó. Asustado, se dirigió a la seccional 10ª acompañado por su padre, Oscar Álvarez. “En la comisaría nos pidieron $1.000 para que nos revise el médico legista y deje constancia de los golpes. Lo tengo de testigo a mi papá y a otra persona que tuvo que ir a conseguir el dinero”, aseguró el joven.

“Es todo muy raro, yo creo que el mismo dueño del auto nos mandó a robar para después cobrar el seguro. Eso, o actuó en complicidad con esta gente, porque nos dijo que tenía contactos en la Brigada”, sostuvo el joven, quien lamentó tener una denuncia en su contra. “Jamás tuve un solo antecedente”, dijo.

En Esta Nota

Policía de Tucumán
Comentarios