Distinciones y muchas ventas en el stand de Tucumán en Puro Diseño

De la “gran vidriera” del diseño argentino participaron 12 creativos tucumanos. La feria se llevó a cabo en La Rural de Buenos Aires.

20 Sep 2017

Un taller es donde nace una idea, que después se traduce en una prenda, en un accesorio, en un mueble. Ese espacio de trabajo fue la inspiración para que el IDEP Tucumán (Instituto de Desarrollo Productivo) creara un stand con máquinas de coser gigantes, hilos de colores y maniquíes por todos lados, para mostrar la producción de 12 diseñadores tucumanos. Y eso fue lo primero que se vio en el pabellón Ocre de la Sociedad Rural de Buenos Aires, donde se desarrolló la Feria Puro Diseño, del 14 al 17 de septiembre.

“Un taller es un espacio donde se unen las ideas y la creatividad. Eso es lo que quisimos mostrar con este stand, donde se ve el talento de parte de nuestras industrias culturales”, dijo Dirk Trotteyn, director Ejecutivo del IDEP. Y el “talento” lleva el nombre de los 12 diseñadores o marcas, que son Julieta Accesorios, Cecilia Krausbeck y Clara Cisterna (accesorios y joyería); Ruiseñora, Tejiendo Conciencia y Carnavalito (objetos); Matilde Ludueña (marroquinería); Matanga (mobiliario); y Mûre, Nicéfora, Villamax y Propio (indumentaria).

Tanto potencial hay que en esta edición de la feria más importante del diseño nacional Tucumán fue la provincia con más distinguidos. En la categoría “Cápsulas” ganó Villamax. Esta categoría hace hincapié en el vínculo entre el arte y el diseño. También se destacaron los trabajos de Matanga, Mental Design y Nicéfora.

La vidriera

Fue la primera vez que Ana Toledo, diseñadora de mobiliario y dueña de la marca Matanga, participó de una feria. También fue la primera vez, desde que inició su emprendimiento, que tuvo contacto cara a cara con quien, finalmente, se sentará en las banquetas que ella creó. “No esperaba mucho, y recibí un montón”, destacó Ana. Ella, acompañada por su esposo, logró vender el 85% de los productos que había llevado a Puro Diseño. Además, recibió pedidos de clientes de Buenos Aires y de otros países. “Nos sirvió mucho como espacio para darnos a conocer y para contactarnos con otras personas. Además, aprendimos cómo concretar una venta directa”, detalló.

Julieta del Longo diseña joyería y, a diferencia de Ana, ya había participado en Puro Diseño. “Lo más importante es que nos permitió hacernos conocidos y mantener contactos con clientes de otros lugares distintos a Tucumán”, destacó.

Matilde Ludueña, Gonzalo Villa (Villamax), Andrea Riera y Celina Mora (Mûre) son algunos de los diseñadores tucumanos con más experiencia en Puro. Si bien ellos vendieron más del 80% de los productos que llevaron a la feria, a la hora de hacer un balance coincidieron en que lo más interesante fue que el espacio del IDEP les sirvió como vidriera.

Comentarios