Los grandes festivales argentinos comenzaron en 1970

19 Sep 2017
1

EN TUCUMÁN. León Gieco cantó el día de la muerte de Mercedes Sosa.

HISTORIAS DEL ROCK | MEDIO SIGLO DE UNA PASIÓN ARGENTINA

GUSTAVO JATIB

ESPECIAL PARA LA GACETA

Entre el 15 y el 17 de agosto de 1969, un pequeño pueblo de Estados Unidos se vio sacudido por la llegada de más de 400.000 personas que asistieron al Festival de Música y Arte de Woodstock. Curiosamente no se hizo en la ciudad que le dio nombre sino en una granja, a 64 kilómetros. Participaron artistas míticos como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Joan Báez, Joe Cocker, Carlos Santana, The Woo y Creedence Clearwater Revival, en lo que significó la consolidación de la movida contracultural que se venía gestando desde mediados de década, y la primera vez que una expresión musical convocaba semejante cantidad de gente.

Muy poco tiempo tardó el naciente rock argentino en imitar la movida estadounidense con festivales que se convirtieron en clásicos. En noviembre de 1970 se realizó el primer B. A. Rock (Buenos Aires) en el Velódromo de Palermo, organizado por el director de la revista Pelo, Daniel Ripoll. Fueron cinco fechas en las que actuaron todas las bandas fundacionales: Los Gatos, Manal, Almendra, Vox Dei, Alma y Vida, y Arco Iris, entre otros. Este evento se repitió en 1971 y 1972, para entrar luego en un receso de 10 años, con un regreso triunfal en noviembre de 1982, durante cuatro sábados en el estadio Obras, con consagrados como Luis Alberto Spinetta con Jade, Litto Nebbia, David Lebón, Pappo con Riff y León Gieco, junto a apariciones como Alejandro Lerner, La Torre, Los Abuelos de la Nada y Zas. Este festival tendrá su quinta edición en pocos días, entre el 14 y 16 de octubre de este año, en el estadio Malvinas Argentinas, con la presencia de Fito Páez, Nebbia, Las Pelotas, Catupecu Machu, Gieco y Babasónicos, entre los artistas más destacados.

En 1980 nació el Festival Argentino de Música Contemporánea, que rápidamente sería conocido como La Falda Rock, por realizarse en esa ciudad cordobesa. Ese primer año contó con Vox Dei, Serú Girán y Nito Mestre, y luego fueron ovacionados Juan Carlos Baglietto con la Trova Rosarina en 1982 y Divididos en 92, y fue el trampolín para Illya Kuryaki and The Valderramas como lo recuerda Miguel Cantilo en el libro “La Falda en tiempo de rock”, de Néstor Pousa: “para los músicos era muy movilizador estar, juntarnos en el Hotel Edén a tocar con Charly y León, era mucho más que un festival”. Tuvo siete ediciones consecutivas; regresó en 1992 sólo por ese año; hubo un nuevo intento en 2002, y su edición número 11 fue a principios de este año con Ciro y los Persas, Guasones y los uruguayos de No Te Va Gustar.

El 16 de mayo de 1982, en plena guerra de Malvinas, se realizó en el club Obras el concierto por la paz Festival de Solidaridad Latinoamericana. Gieco recuerda: “todo el mundo estaba haciendo cosas por Malvinas y el rock fue apurado de alguna forma”. La entrada consistió en alimentos no perecederos, frazadas y guitarras para enviar a los soldados, y se congregaron unas 80.000 personas. Estuvo envuelto en una gran polémica porque se habló de su utilización por el Gobierno militar y se dijo que los músicos apoyaban la acción bélica al participar, cuando lo cierto es que tanto ellos como el público tuvieron la sana intención de ayudar a los chicos que la pasaban mal en el sur. “Sólo le pido a Dios que la guerra no me sea indiferente”, cantó León en uno de los momentos más emotivos de la noche, y fue conmovedor también ver a todos los músicos cantando juntos “Algo de paz”, de Raúl Porchetto.

El tercer milenio trajo un nuevo festival que llegó para quedarse: Cosquín Rock arrancó en 2001 en la plaza Próspero Molina, el escenario emblemático del folclore, con Los Piojos, Divididos, Las Pelotas y Bersuit Vergarabat. Tuvo 17 ediciones ininterrumpidas con dos cambios de sede, por donde pasó todo el rock. Tucumán estuvo muy bien representada en varias ocasiones por Karma Sudaca, además de los ganadores del PreCosquín, MayDay, Trilogía y Malas Lenguas, o el solista pop Diosque, este año.

Tucumán ha tenido también en las sucesivas ediciones del Septiembre Musical momentos importantes para el rock. Se recuerdan las actuaciones de Los Fabulosos Cadillacs y Los Auténticos Decadentes, con la plaza Independencia desbordada por más de 15.000 personas. En 1993 explotaba en los cines la película “Tango feroz”, y se presentó Ulises Butrón, la voz de Tanguito en la película, con Patricia Sosa y Juan Carlos Baglietto, quien cayó del escenario y sufrió una fractura de mandíbula.

El 4 de octubre de 2009, Gieco cerró en la plaza el Septiembre Musical, el mismo día del fallecimiento de su gran amiga Mercedes Sosa. León se enteró de la noticia horas antes y tuvo muchas dudas acerca de si debía hacer o no el show. Cuenta el productor Gabriel Fulgado que decidieron que el mejor homenaje era subir al escenario y dedicarle la actuación a La Negra, en una noche inolvidable para los músicos y la gente.

Comentarios