Presunta mala praxis: se sometió a una operación de vesícula y nunca se recuperó

María Eugenia Marcial sufrió una septicemia, según denunció su hijo. Afirmó que detectaron que le habían perforado el intestino en la primera cirugía.

18 Sep 2017
1

LA PACIENTE. Estuvo internada más de un mes en terapia intensiva.

“Yo le insistía al cirujano que mi mamá no estaba bien, y él me decía que tenía los parámetros normales, pero tenía una septicemia (infección)”, denunció Jorge Antonio Álvarez. Su madre, María Eugenia Marcial, se sometió el 8 de febrero a una operación por cálculos en la vesícula y su estado desmejoró hasta que murió, el 14 de marzo. A fines de este mes, habrá una junta médica que analizará la tarea del cirujano.

El denunciante es hijo de un sargento de la Policía, también llamado Jorge Antonio Álvarez, quien murió en abril de 2015, luego de un tiroteo. El hombre de 59 años estaba en su casa del barrio Crucero Belgrano cuando vio que sus compañeros enfrentaban a asaltantes. Tras el hecho, sufrió un infarto y falleció. “Estas dos tragedias nos dejaron sin padres. Ahora soy el único que debe ocuparse de mi hermano, que tiene una enfermedad”, señaló el entrevistado.

En cuanto al caso de su madre, señaló que les habían informado que la operación había salido bien, y al otro día le dieron el alta. “Dos días después empezó a sufrir dolores muy fuertes. Le dijeron que tenía gases en el estómago y que debía caminar. Al tercero, no la podíamos mantener despierta. Seis días después de la operación, la volvieron a llevar al quirófano para ver qué estaba pasando y nos dijeron que tenía una septicemia. También detectaron que le habían perforado el intestino. Quedó en terapia intensiva por más de un mes”, afirmó su hijo.

Durante ese periodo, a la mujer la operaron cinco veces más, según contó Álvarez. “Un día me quisieron obligar a firmar el consentimiento informado antes de una operación. Yo también soy profesional de la salud y no lo firmé. Ella nunca salió del coma inducido al que la sometieron. Murió el 14 de marzo por un shock séptico, una infección que le llegó al corazón”, explicó.

Álvarez se presentó como querellante en la causa a través de su abogada, María Fernanda Battig. El caso está en manos de la fiscalía VIII°, a cargo de Adriana Giannoni.

Comentarios