En el Día del Hincha Decano, la tribuna de calle Chile fue bautizada Luis Caro

Se cumplen 16 años del homicidio del chico de 14 años luego de un partido entre Atlético y San Martín.

15 Sep 2017
2

HOMENAJE. El 15 de septiembre es el Día del Hincha Decano en memoria de Luis Gerardo Caro. FOTO TOMADA DE FACEBOOK.COM/DKNOPASION

El 15 de septiembre de 2001, Luis Gerardo Caro, de 14 años, murió baleado luego de disputarse un clásico en La Ciudadela. Había quedado en medio de un enfrentamiento entre barras de Atlético y de San Martín. En homenaje a él hoy se celebra el Día Mundial del Hincha Decano. Y también desde este día, la tribuna de calle Chile llevará su nombre.

A través de las redes sociales se conoció una fotografía de la cabecera sur, en la que se escribió con pintura blanca "Tribuna Luis Caro". Las gradas de calle Bolivia ya llevan el nombre Luis Reartez, en homenaje al “Correcaminos”.

Aquel 15 de septiembre, los hinchas visitantes ocupaban la tribuna norte de La Ciudadela y debían abandonar el estadio primero. Ante la lentitud de algunos para evacuar la tribuna, la Policía comenzó a tirar gases lacrimógenos y balas de goma, lo que provocó corridas.


El testimonio de Héctor Bulacio, que fue quien llevó a Caro moribundo al hospital Padilla, dice que la barra de San Martín atacó con varios disparos a la gente de Atlético que se retiraba del estadio por calle Pellegrini. El incidente fue cerca de las 18.30, cuando ya estaba oscureciendo.

El adolescente ingresó con vida al hospital Padilla y falleció por un paro cardiorrespiratorio mientras lo operaban. Caro, que vivía en el barrio Victoria, no llevaba ningún documento encima y se tardó casi hasta la medianoche en identificarlo. A esa hora se presentaron sus familiares para reconocer el cuerpo.

Homenajes por el Día del Hincha

A las 15 se hará una ofrenda floral en el cementerio del Norte. A las 19 habrá una movilización de hinchas en la plaza Urquiza y a las 20, un espectáculo en el estadio. Además, develaron que el premio “Gran Decano” será para Julio Ricardo Villa.

comentarios