Hacer robots, un hobby que crece entre los adolescentes

El entusiasmo por los robots crece entre los estudiantes secundarios, afirman docentes del área. David Quinteros es uno de ellos, y a sus 17 años prefiere trabajar en su taller o en el de la escuela fabricando máquinas en vez de ir a bailar o hacer otras cosas propias de su edad.

12 Sep 2017

Ayer no hubo clases en ninguna escuela. Era el Día del Maestro. Pero David Quinteros pidió que le abrieran el colegio para él y un par de compañeros. El sábado, en vez de irse a bailar como la mayoría de los chicos de su edad (tiene 17 años) prefirió quedarse a trabajar en su taller con un grupo de amigos con los que comparte su pasión por la robótica. Esta es la nueva tendencia que se va instalando poco a poco en la educación y que ya hace furor entre muchos adolescentes tucumanos, con el apoyo de sus padres y, sobre todo, de profesores que le ponen alma y vida a cada proyecto.

La semilla empezó a germinar hace casi una década en el instituto Anacleto Tobar y explotó con el Club de Robótica del Ministerio de Educación que funciona en el Ciidept. Hay otros grupo de robótica en la Universidad Tecnológica Nacional y algunos colegios y escuelas técnicas de Tucumán. A nivel nacional también es una tendencia: el primer premio de Maestros Argentinos fue justamente para un proyecto de “Robótica en clase”, de la Escuela Técnica n° 4, de San Juan.

“En Tucumán tenemos 170 estudiantes de distintos puntos de la provincia preparándose para cuatro encuentros de robótica”, señala con orgullo Ramiro Torres, responsable de Educación Digital. “Desde el Ministerio de Educación se da apoyatura sistemática a cada equipo para la realización y puesta a punto de los prototipos y proyectos que se presentarán en cada categoría”, explica. Se refiere a los dos próximos encuentros: las Olimpíadas Provinciales de Robótica y la Feria Provincial de Proyectos Robóticos que se realizarán el 6 y 7 de octubre de 2017, en el marco de Educatec.

David y su compañeros se preparan para mañana, para participar en la Tercera Jornada de Robótica que organiza el Instituto Anacleto Tobar, en el Club Floresta. La habitación donde duerme David es, más que dormitorio, un taller donde hay una cama. Está rodeada de robots armados por él: dos velocistas, dos sumo, un minisumo y cinco prototipos. Un puñado de medallas ganadas en distintos campeonatos cuelgan de la pared. En una repisa, apretadas, dos copas doradas. En el centro de la casa hay una pista redonda donde los robots compiten a sus anchas, y en un costado se estaciona un tricimoto de derrape, que fabricó con un motor viejo que desarmó y al que le colocó piezas nuevas, un asiento de tractor y un caño adaptado.

Guillermo Quinteros, el papá de David, ayuda en todo lo que puede, pero reconoce que el hobby es caro. “Para fabricar un sumo tuvo que comprar una pieza y ruedas que hizo traer de Estambul. Costaron $ 15.000”, dice el papá, que trabaja como técnico de mantenimiento en electricidad. La mamá es empleada.

Desde que descubrió la robótica David sueña con robots todo el tiempo, quiere dedicarse en el futuro a la inteligencia artificial. “Los miércoles y sábados vamos al Club de Robótica de la escuela Anacleto Tobar pero en realidad todos los días estamos ahí, junto a nuestros profesores Emmanuel Vázquez y Fabián Juárez. Voy a las 7.30 al colegio y me quedo después de hora a seguir haciendo cosas en el taller de la escuela, hasta que me corren. A veces nos vamos a trabajar a la casa de los profesores o ellos vienen a mi casa”, cuenta entusiasmado. “El sábado le dejamos la casa para ellos ¡Estuvieron toda la noche trabajando! Pero en general todos los días se queda hasta las tres de la mañana con los robots” confirma el papá de David.

“El trabajo es lento. No hacemos ensamblado de piezas, sino que armamos las plaquetas desde el principio. Para poder competir en campeonatos internacionales debe homologar los robots. No tienen que excederse de tres kilos de peso ni de 20 x 20 centímetros, en el caso de los sumo (son los robots de fuerza que pelean entre ellos)”, describe el joven.

David se enamoró de los robots a los 13 años. A los 15 compitió por primera vez en Paraná, Entre Ríos, con un robot sumo y otro velocista. El año pasado participaron de una competencia en Bahía Blanca pero como no conseguían dinero para el pasaje, el profesor Emmanuel Vázquez los llevó en su propio auto.

Mira extasiado la producción de robots que lo rodea y dice lo que ya todos esperan: “me quiero dedicar a esto, a desarrollar robots que ayuden en la vida diaria de la gente”.

se lanzó la ligabot 2017
curiosidad y espíritu investigador
“Fomentar el interés por la ciencia, la tecnología y la experimentación entremezclando la curiosidad innata de los chicos y el espíritu investigador. Esa es una de las tantas líneas que día a día lleva adelante la provincia para iniciar a los alumnos en el mundo de la robótica, en la inteligencia artificial y la programación. Nuestro proyecto es ayudar a pensar creativamente, analizar situaciones y aplicar el pensamiento crítico y las habilidades para resolver problemas”, explica Ramiro Torres, a cargo de la Educación Digital del Ministerio de Educación de la Provincia. En Tucumán se acaba de lanzar LigaBOT 2017, una propuesta educativa realizada por la Coordinación de Educación Digital , el Centro de Innovación (Ciidept) y la Dirección de Educación Técnico Profesional . 
En LigaBot pueden inscribirse alumnos de toda la provincia 
(http://ligabot.ciidept.edu.ar) y participar de las Olimpíadas 
Provinciales de Robótica y de la Feria Provincial de Proyectos Robóticos que se realizará el 6 y el 7 de octubre en el marco de Educatec . Esta competencia se realiza por primera vez en la provincia.
Las categorías en las que se se podrá competir son:
1. “El mundo es binario”. Premio: Viaje para un docente y cuatro alumnos
2. “Rescatando al robot Ryan”. Premio: Viaje para un docente y cuatro alumnos.
3. “Sumo menores”. Premio, viaje para un docente y cuatro alumnos.
4. Sumo mayores. Premio, viaje para 4 mayores de 18 años.
5. Feria. Premio, viaje para un docente y cuatro alumnos.
La participación en la liga nacional, además, da la posibilidad de alcanzar la competencia mundial de robótica, la RoboCup que este año se realizará en Japón.

> Se lanzó la LigaBOT 2017

Curiosidad y espíritu investigador

“Fomentar el interés por la ciencia, la tecnología y la experimentación entremezclando la curiosidad innata de los chicos y el espíritu investigador. Esa es una de las tantas líneas que día a día lleva adelante la provincia para iniciar a los alumnos en el mundo de la robótica, en la inteligencia artificial y la programación. Nuestro proyecto es ayudar a pensar creativamente, analizar situaciones y aplicar el pensamiento crítico y las habilidades para resolver problemas”, explica Ramiro Torres, a cargo de la Educación Digital del Ministerio de Educación de la Provincia. En Tucumán se acaba de lanzar LigaBOT 2017, una propuesta educativa realizada por la Coordinación de Educación Digital , el Centro de Innovación (Ciidept) y la Dirección de Educación Técnico Profesional . 

En LigaBot pueden inscribirse alumnos de toda la provincia 
(http://ligabot.ciidept.edu.ar) y participar de las Olimpíadas 

Provinciales de Robótica y de la Feria Provincial de Proyectos Robóticos que se realizará el 6 y el 7 de octubre en el marco de Educatec . Esta competencia se realiza por primera vez en la provincia.


Las categorías en las que se se podrá competir son:

1. “El mundo es binario”. Premio: Viaje para un docente y cuatro alumnos
2. “Rescatando al robot Ryan”. Premio: Viaje para un docente y cuatro alumnos.
3. “Sumo menores”. Premio, viaje para un docente y cuatro alumnos.
4. Sumo mayores. Premio, viaje para 4 mayores de 18 años.
5. Feria. Premio, viaje para un docente y cuatro alumnos.
La participación en la liga nacional, además, da la posibilidad de alcanzar la competencia mundial de robótica, la RoboCup que este año se realizará en Japón.


Comentarios