El cine argentino se centra en las relaciones familiares

La debutante Natalia Garagiola ganó la Semana de la Crítica en Venecia con “Temporada de caza” y hay expectativa por el Festival de Toronto

12 Sep 2017
1

VÍNCULOS. Germán Palacios y Lautaro Bettoni en “Temporada de caza”.

El cine argentino sigue cosechando aplausos en todo el mundo. “Temporada de caza”, la película de Natalia Garagiola, fue premiada en el Festival de Venecia en la sección paralela Semana de la Crítica. El filme pone en la mira la relación entre un padre y un hijo, al que a la rebeldía e inconformidad de su edad se suma la muerte de su madre.

El logro de Garagiola aumenta la expectativa por el resultado del Festival Internacional de Cine de Toronto, en plena realización y con fuerte presencia de producciones argentinas centradas en las relaciones familiares.

La directora estrenó su primer largometraje en la cita italiana y no pudo frenar su emoción. “Estar seleccionada era ya un premio para mí y para todo el equipo”, aseguró la cineasta, que se acaba de llevar una suma de U$S 6.000. “Es un voto de confianza para el nuevo proyecto”, agregó, que ya tiene en mente cuál podría ser su segunda película.

La cineasta sintió que se había liberado de un gran peso, sobre todo por la buena respuesta del público. “Al estrenar sentís que se está legitimizando algo. Por otro lado es el cierre, el final de un largo proceso de trabajo; podés terminar pero no hasta que se prueba con el público. Ya está, es del mundo, no es más mía, porque no hacés estas cosas para quedártelas. Es como muy, muy gratificante”, explicó.

En “Temporada de caza”, construye la relación entre un joven (Lautaro Bettoni) que tras el deceso de su madre se ve obligado a convivir con su padre biológico al que apenas conoce (Germán Palacios), que tiene una nueva familia y cuya vida consiste en avistar posibles presas para dispararles ya que es un cazador profesional.

Con pocos diálogos, pero con detalles que son casi como pinceladas, la realizadora edifica una relación en la que el joven suelta sus miradas displicentes y sus respuestas irreverentes mientras el padre casi lo trata con la rudeza del mundo en el que se maneja, pero teniendo siempre presente el amor que tiene por un hijo al que apenas pudo conocer porque vivía a cientos de kilómetros de él.

“Cobra sentido que sea física la relación, de acciones. La violencia, el tacto y las acciones brutas son el código primario que ellos encuentran para relacionarse”, explicó en la entrevista la flamante realizadora.

En competencia

En Toronto participan los filmes de Diego Lerman, “Una especie de familia”, y “La cordillera”, en la que Ricardo Darín se pone en la piel de un presidente en crisis con su hija, que fue precisamente la primera película en español en presentarse ante el público de Toronto, recibida con un tibio aplauso en una sala colmada. “Si hay algo que nos obsesiona a los argentinos es la política. No todo es fútbol y tango”, dijo su director, Santiago Mitre.

También compiten “Zama”, de Lucrecia Martel; “Alanis” de Anahí Berneri, protagonizado por Sofía Gala, en la que asume el rol de una prostituta que es madre; “Tigre”, ópera prima de Silvina Schnicer y del catalán radicado en Buenos Aires Ulises Porra Guardiola; “El futuro que viene”, de Constanza Novick con Dolores Fonzi y Pilar Gamboa; y el cortometraje “Nosotros solos”, de Mateo Bendersky. Posteriormente, algunas de estas películas competirán en San Sebastián.

“Tigre” fue elegida por los programadores del festival para abrir la sección Discovery, dedicada a descubrir a los mejores cineastas nóveles del mundo. “No lo esperábamos. Es un halago y un motor para seguir adelante. El camino es a veces un poco inseguro y es una palmada en la espalda”, declaró Schnicer.

Comentarios