Tucumán Rugby y Natación definen al primer finalista en un duelo que promete vértigo

09 Sep 2017
1

MÁXIMA CONCENTRACIÓN. El aspecto psicológico jugará un papel relevante en la semifinal entre “Verdinegros” y “Blancos”. la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO (archivo)

Desde el comienzo de los playoffs, el Regional “Ángel Guastella” entró en una etapa en la que cualquiera le puede ganar a cualquiera. Esa sensación de equilibrio e impredecibilidad se aprecia todavía con mayor fuerza ahora que quedan sólo cuatro equipos en pie. Dos de ellos, Tucumán Rugby y Natación, abrirán hoy a las 15.30 la penúltima instancia del torneo, con una llave que seguramente tendrá características distintas a la que mañana protagonizarán Lawn Tennis y Los Tarcos en el parque 9 de Julio.

De Tucumán Rugby se sabe qué esperar, porque su credo está perfectamente definido y no esconde secretos: le gusta el juego abierto, vertiginoso y profundo, aunque a la vez es plenamente consciente de que en las instancias finales, cuando los nervios juegan su papel, hay que saber arremangarse y cambiar el libreto por uno menos elegante y más práctico cuando el partido lo exige.

“Va a ser peleado, cada uno apuntando a su juego. Será duro para los golpes”, acepta Matías Frías Silva, que considera peligroso atender especialmente a algunas de las figuras desequilibrantes de los “Blancos”. “Porque eso puede hacer que descuidemos a otros que nos pueden hacer daño. Forman un equipo que abre bien la cancha y juega muy duro, pegado a las formaciones móviles”, analiza el centro “verdinegro”.

Por el lado de Natación, es innegable la transformación en su juego, iniciada por el entrenador José Rubino y su staff, y profundizada por José Macome, que por su pasado en Tucumán Rugby, apunta al rugby de paladar negro. Si bien el equipo de Benjamín Aráoz al 700 todavía no tiene tan incorporado el chip del juego veloz y quirúrgico como su rival, sí es capaz de ganarle a cualquiera. Sin ir más lejos, en el único enfrentamiento previo entre ambos en el torneo, el “Verdinegro” lo venció por apenas un punto.

“Tucumán Rugby es un gran rival y lo viene demostrando desde hace años. Sin embargo, nosotros también tenemos nuestras armas. Si estamos acá es por algo. Nadie nos ha regalado nada. Hemos trabajado durante todo el año, preparándonos para llegar a estas instancias”, aseguró Lucas Escobedo, uno de los hombres con mayor llegada al ingoal que tiene Natación.

Para el wing, el principal desafío de su equipo no será sobreponerse a la mayor experiencia del adversario en etapas finales, sino mantener la concentración durante todo el partido, ya que los de Yerba Buena son capaces de facturar ante el más mínimo descuido. “Contra ellos, si no das el 100%, estás en el horno. Hay que cometer la menor cantidad de infracciones y de errores, porque tienen jugadores muy desequilibrantes”, advirtió Escobedo.

Patricio Padrón será el juez entre un “Verdinegro” que quiere revancha por el torneo que se le escapó en 2016, y un “Blanco” cuya confianza está por las nubes y que quiere volver a lo más alto.

Comentarios