Un libreto lleno de alternativas para San Martín

Diego Cagna prefiere el tradicional 4-4-2, pero no es rígido a la hora de definir el esquema

04 Sep 2017
1

TALENTO. Matías García -centro-, el jugador con mayores fundamentos técnicos de San Martín, es marcado por Juan Orellana, uno de los promovidos por Cagna. la gaceta / foto de FRANCO VERA

No siempre cantidad es sinónimo de calidad. Sin embargo, esta vez San Martín logró conjugar ambos atributos al armar el plantel profesional. La riqueza técnica de los jugadores le permite al técnico Diego Cagna manejar varios esquemas tácticos para encarar los partidos de la exigente temporada de la B Nacional, que comenzará dentro de dos semanas.

Durante una charla con LG Deportiva, Cagna reconoció que no le gusta variar constantemente los esquemas de juego. “Cuando se dan los resultados positivos no hay motivos para cambiar. Eso se justifica cuando el equipo no tiene respuestas en el campo de juego”, explicó el entrenador.

Por lo observado en los cuatro partidos amistosos que jugó hasta el momento contra Juventud Antoniana, Gimnasia y Esgrima de Jujuy (2) y Unión Aconquija, de Las Estancias, su esquema preferido es el 4-4-2. Esto coincide con la afirmación del entrenador “Santo” cuando dijo que el equipo no tiene un enganche natural. Por características de juego, quien podría cumplir esa función es Matías García, la usina generadora de juego que tiene el “Santo”. En este caso Nicolás Arce; Ivo Chaves, Esteban Espindola López, Ismael Benegas y Diego Martínez; Walter Busse, Juan Galeano, Sebastián Prediger y García; Gonzalo Rodríguez y Claudio Bieler fueron los titulares.

Otros de los esquemas que Cagna utilizó en los encuentros preparatorios es el 4-3-3. En este caso ingresó Sergio González en lugar de Busse. La mitad de la cancha quedó constituida por Galeano, Prediger y García, mientras que “Pampu” integró el tridente ofensivo con Rodríguez y Bieler.

También ensayó la posibilidad de establecer un esquema de 3-4-1-2 cuando Lucas Acevedo ingresó en lugar de González, para jugar en el fondo junto con Espindola López y Benegas, que puede desempeñar la función de libero. En esta opción, cuando la pelota era propiedad de San Martín, Chaves y Martínez pasaron a jugar en el medio y se retrasaron a la hora de defender.

Por último, puede utilizó un esquema 4-1-4-1, retrasando a Gonzalo Rodríguez para armar una líndea de cuatro volantes con Busse, Galeano y García. Prediger se paró delante de la defensa para con contención y Bieler se ubicó como única referencia de área.

Comentarios