Tras más de un año prófugo, cae “Quemarrancho”

El integrante del Clan Carrión era buscado por un homicidio de abril de 2016 y por balear a un hombre hace algunas semanas

28 Ago 2017
1

La Policía logró atrapar a una de las figuritas más difíciles de Tucumán: “Quemarrancho”. El joven de 20 años tenía pedido de captura desde abril del año pasado por el homicidio de un integrante del Clan Toro, pero se había mantenido escondido durante todo este tiempo. A comienzos de agosto comenzaron a buscarlo también por balear a un hombre -durante un presunto intento de asalto- y finalmente fue atrapado en Villa 9 de Julio.

El prófugo había sido acusado por Raúl Zerda, un hombre de la zona, por haber baleado a su hijo de 30 años. Según le dijo el denunciante a LA GACETA, “Quemarrancho” y “Chavo” interceptaron a su víctima y le dispararon en la pierna para quitarle el celular. Luego, amenazaron a la familia por haberlos denunciado. “No les tengo miedo porque no hice nada malo y confío en la Justicia. Sé que la doctora (Adriana) Reinoso Cuello es una buena fiscala”, había dicho Zerda mientras su hijo seguía internado en el Centro de Salud.

“Chavo” fue atrapado algunos días después, pero la búsqueda de su cómplice se tornó complicada. De hecho, desde abril del año pasado, este había sido rastreado por las divisiones Homicidios, Delitos Contra las Personas, Búsqueda y Captura de Prófugos y Delitos Contra la Propiedad. Además, era requerido al menos por dos fiscales: Reinoso Cuello y María del Carmen Reuter.

Finalmente, fue Delitos Contra la Propiedad quien lo atrapó. Un equipo de calle que trabajaba de incógnito en la calle López y Planes lo vio pasar y todos los efectivos se fueron encima suyo el viernes a la madrugada. De inmediato, Reinoso Cuello exigió que lo llevaran cuanto antes a su despacho. Ahora, se encuentra privado de su libertad en la Dirección General de Investigaciones de la Policía.

“Estas dos personas son narcos y aman la sangre en este lugar; están dispuestos a matar. La gente está cansada de todos ellos. Este siempre ha sido un barrio de gente trabajadora, pero lo han ensuciado con la droga. Aquí se vende en todas las esquinas”, había señalado Zerda.

Comentarios