Luis Fonsi en Tucumán: a qué hora y dónde será el recital de autor de "Despacito"

Llega a Tucumán “La Voz del Pop” latino con el tour Love + Dance 2017 y su reggaetón con aire de balada

28 Ago 2017
1

PREPARATIVOS. Desde ayer ajustan los detalles para el show del boricua.

HOY

•A las 22, en Club Central Córdoba (Rondeau750). Con Tarjeta SuCrédito, promoción 2x1 en Platea B y General.

A los tres años ya imitaba a los Menudo y cantaba en un coro de niños, según su biografía oficial. Luis Alfonso Rodríguez López-Cepero nació hace 39 años en San Juan de Puerto Rico, pero eligió llamarse Luis Fonsi.

El intérprete, compositor, instrumentista y productor, considerado “La Voz del Pop” y uno de los máximos exponentes de la música latina, desembarca esta noche en Central Córdoba.

La carrera del boricua se remonta a nueve álbumes con permanencia al tope de las listas, récords de ventas y varios Grammy por el disco “8”, a través de canciones como “Corazón en la maleta”, “Llegaste tú” y “Qué quieres de mí”.

Arrasando

En el noveno álbum, “Luis Fonsi ft. Daddy Yankee”, el single “Despacito” viene arrasando desde su presentación, en enero de este año, en reproducciones por streaming. Y el video de la canción lidera los más vistos en YouTube, informó Reuters.

Se escucha “Despacito” en cualquier ámbito y a toda hora. Por obra y gracia de la versión de Justin Bieber, 21 años después de Macarena (Los del Río, 1996) la de Fonsi es la canción en español más escuchada en EEUU y en Europa.

La epidemia

Hay una epidemia de “Despacito”, en versiones cantadas por artistas muy famosos, de Bieber a Demi Lovato y a la Tigresa de Oriente, hasta los impensados como Fito Páez, según informó Infobae. Se reproducen hasta el cansancio gifs como del de Ricky Martin en su auto, o bailes como el de las hermanas Kardashian, que publicó La Prensa. Y hasta Novak Djokovich y Juan Martín del Potro cantando y bailando la canción al salir de un entrenamiento.

Con tanta movida el reggaetón con aire de balada es parodia y noticia casi a diario. Desde un profesor de San Martín de los Andes que enseña matemática cantanto y bailando “Despacito”, como publicó La Nación, a los supuestos mensajes satánicos deducidos en la letra, como informó La Capital. Mientras tanto, en julio Fonzi rechazó el uso de su hit por parte de simpatizantes de Nicolás Maduro, en una campaña para promocionar la Asamblea Constituyente venezolana.

Hace poco, la campaña local para las PASO no se privó de apelar al reggaetón. Una de esas versiones es el jingle “Defendamos”, que promocionó al candidato del oficialismo en Tucumán, Osvaldo Jaldo.

La polémica

El lunes, en Dolores saltó la polémica en el festejo del Bicentenario de la ciudad bonaerense, a causa del show de Luis Fonsi. El boricua cobró $ 3,8 millones más impuestos, según informó la propia Municipalidad (Cambiemos). Pero además actuaron Babasónicos y Cacho Castaña, entre otros, por lo que la fiesta puede haber costado entre 10 y 20 millones, según las quejas del opositor Frente Renovador.

La armonía entre Fonsi y Daddy Yankee peligra porque el gobierno de Puerto Rico anunció una campaña para promocionar el país con “Despacito”. Pero el gobernador y la Compañía de Turismo han optado por firmar tan sólo con Fonsi el contrato.

Ante esto, el intérprete de “La gasolina” negó la disputa y dijo que lo único que le incomodó fue la discriminación, según América. “Luis y yo estamos súper bien -declaró-. Negocio es negocio y amistad es amistad; son dos cosas totalmente diferentes…. Uno puede tener diferencia en negocio y no significa que se dañe la relación”, añadió el otro intérprete de “Despacito”.

Mientras tanto, Fonsi sube y baja de su avión privado, y cada tanto agradece una nueva versión de su hit. La última tiene pocas horas y se debe a la interpretación de una banda klezmer (en hebreo).

“El amor por la música nos une a todos. La música no discrimina. La música no entiende de diferencias ya sea de religión, cultura, raza o lenguaje. Todos la amamos. Todos la entendemos. ¡Israel, nos vemos pronto!”, publicó el ídolo latino en Instagram.

Comentarios