Los cuartos de final no están lejos para Atlético

El "Decano" ganó solo 1-0 pero no recibió goles y obliga al “Rojo” al partido perfecto en la vuelta. Mirá el gol de "El Pulga"

23 Ago 2017 Por Nicolás Iriarte

Las distancias parecen ser la clave en el inicio de la única serie puramente argentina de octavos de final de la Copa Sudamericana. ¿Cuán cerca quedó Atlético de cuartos luego de ganarle a Independiente 1 a 0 en el partido de ida? Más cerca que el “Rojo” seguro ya que en la vuelta tendrá dos resultados a su favor: el triunfo y el empate. Incluso si llega a anotar un gol podría pasar perdiendo si su rival no convierte tres.

Pero la ruta puede ser engañosa en estos tramos. Sobre todo porque el equipo de Ariel Holan no puede considerarse tan lejos en la eliminatoria: está a solo un gol para igualar la serie y debe jugar en su estadio.

De lo que sí está muy lejos Independiente es de la tan mentada “mística copera”. El equipo ganó su último torneo a nivel continental en 2010 e incluso desde allí hacia atrás, hizo poco y nada en ese ámbito.

Sin embargo, este Independiente había conseguido sus propios conceptos que sin ser místicos lo llevaron a una racha de 21 partidos encajando solo una derrota. La verticalidad y la claridad para atacar eran solo dos de ellos y que anoche no pudo aplicar jamás. Aún con las dos situaciones de peligro que generó en el partido: el azaroso cabezazo de Gastón Togni en el travesaño y el remate de Fabricio Bustos que salvó Cristian Lucchetti con su pie.

Aunque “no sea excusa”, tal como dijo Holan, la partida definitiva de Emiliano Rigoni sin dudas afectó a un equipo que estaba acostumbrado a sus goles y asistencias.

A esa apatía ofensiva, Independiente le sumó pequeños problemas para salir desde el fondo y debilidad cuando Atlético lo atacaba. Y eso que este Atlético también quedó lejos del que empezó con la travesía internacional. Del equipo que jugó contra El Nacional en enero hasta el de ayer, se fueron cerca de 20 jugadores y un técnico. No parece sentirlo.

Sobre todo porque aunque su técnico diga que se le fue “la columna”, hay algunas vértebras que siguen estando y son claves: Lucchetti y Luis Rodríguez. Dos ídolos que en los extremos de la cancha siguen marcando la diferencia.

Rodrigo Aliendro, ahora jugando de volante central, y David Barbona también son sobrevivientes y hacen que el equipo siga estando a la altura de cualquier desafío que se le presente. Atlético le ganó ayer su cuarto partido oficial consecutivo a Independiente y algunos protagonistas se fueron con bronca por no poder hacer más abultada la diferencia. Que el éxito y la ambición por seguir mejorando no hagan invisible el hecho de que son resultados importantes y ante equipos grandes.

Algo de esa bronca puede estar justificada en el cabezazo al travesaño de Yonathan Cabral y el del propio Aliendro en tiempo de descuento. Quizás el 2-0 hubiese sido el resultado más fiel con el trámite del partido pero un triunfo es un triunfo aún en una serie de dos partidos. El segundo no está lejos: menos de tres semanas contando desde hoy. Atlético está cerca de la gloria y lo espera con ansias.

Comentarios