Cano y Alfaro hacen autocrítica y miran a octubre

Afirman que aún hubo casos de clientelismo.

15 Ago 2017
1

Los referentes tucumanos de Cambiemos renegaron porque se mantuvieron las prácticas clientelares en las PASO. A pesar de la victoria holgada del Frente Justicialista por Tucumán (FJT), en la alianza macrista auguraron que en octubre aumentarán el caudal de votos y que obtendrán dos de las cuatro bancas a diputado nacional en juego.

“El alperovichismo, que tan bien representan (Osvaldo) Jaldo y (Juan) Manzur, consolidó un sistema clientelar que limita la libertad a los ciudadanos. Esa maquinaria está intacta y quedó demostrado el domingo”, consideró José Cano, candidato a diputado por el macrismo. “Lo nuestro es épico, es una epopeya, no es fácil tras 14 años de un modelo alperovichista y manzurista. Se vio mucho de (lo que sucedió en las elecciones de) 2015 el domingo”, consideró el intendente de la capital Germán Alfaro, esposo de Beatriz Ávila, compañera de lista del radical.

El FJT se impuso en las primarias tucumanas con el 52,3% (483.366 votos) frente al 30,8% de Cambiemos (284.913 sufragios). “En octubre el escenario político será distinto. Vamos a confrontar dos modelos de provincia: aquella que quiere sostener un modelo político de privilegios para unos pocos o un Tucumán en donde todos tengan la posibilidad de crecer con libertad”, arremetió Cano, ex titular del Plan Belgrano.

“Para nosotros la elección fue positiva. Somos una fuerza en crecimiento. El oficialismo (por el FJT) ha tocado su techo y ha comenzado a bajar. Después de muchísimas elecciones ellos apenas superaron los 400.000 votos. Hasta que me fui a acostar, la lista de Jaldo estaba en 380.000 votos y recién hoy (por ayer) alcanzó 429.000. El análisis tienen que ser entre los votos de Cano y de Jaldo, las demás listas del justicialismo no podían llegar”, analizó el intendente.

Alfaro aseguró que su espacio crecerá electoralmente y obtendrá dos de las cuatro bancas a diputado nacional en octubre. “Este resultado nos genera expectativas. Ellos no festejaron porque la gente está enojada con toda la dirigencia política. Ayer (por el domingo a la noche) no estaban de festejos en Casa de Gobierno, antes eran otra cosa los festejos, te dabas cuenta en la cara de los dirigentes”, comparó.

En agosto de 2015, en la elección a gobernador, Cano había obtenido en la capital 185.000 sufragios. En las PASO del domingo, Cambiemos obtuvo 60.000 votos menos: 125.000 voluntades. Consultado al respecto, Alfaro comentó una visión diferente de los guarismos. “En la capital nuestro espacio le ganó a Jaldo y a los acoples. A la lista de Jaldo le sacamos 30.000 votos de diferencia, mantuvimos el porcentaje de ventaja que le sacamos a (Pablo) Yedlin hace dos años (cuando había sido candidato a la intendencia)”, insistió.

Alfaro, que se integró a la alianza Cambiemos con el Partido por la Justicia Social, reconoció errores en la campaña: “nos equivocamos en algunas cosas, como en no explicar bien a la gente que la tarifa no depende del Gobierno nacional”. Cano coincidió con él. “También hacemos una autocrítica”, aseguró el radical sobre la forma de comunicar sus propuestas.

Comentarios