Comprueban que el cerebro puede aprender mientras dormimos - LA GACETA Tucumán

Comprueban que el cerebro puede aprender mientras dormimos

El aprendizaje se produce durante la fase REM del sueño. Sirve para datos simples, no académicos.

15 Ago 2017
1

DORMIR ES ÚTIL. Durante el sueño podrían borrarse recuerdos traumáticos.

Una nueva teoría sobre la capacidad de aprender nueva información mientras se duerme logra conciliar las dos teorías opuestas que había hasta ahora al respecto.

Un sector de científicos afirma que el sueño ayuda a consolidar la memoria. Esto se lograría porque al dormir se reactivan los mismos caminos neuronales involucrados en los procesos de aprendizaje mientras estamos despiertos. Por el contrario, otro grupo sostiene que durante el sueño el cerebro se deshace de las conexiones neuronales más débiles, lo que permite fijar las que son más fuertes, y ello es lo que facilita el aprendizaje.

El nuevo estudio, encabezado por Thomas Andrillon, de la Universidad de Investigación PSI de París, Francia, sostiene que el cerebro hace las dos cosas: reactiva caminos neuronales del aprendizaje y se deshace de conexiones débiles, pero lo hace en distintas fases del sueño.

La investigación, publicada en la revista Nature Communications, y que reproduce ayer el portal de la BBC mundo, afirma que el cerebro es capaz de aprender nueva información durante la fase de movimientos oculares rápidos (conocida como MOR o REM).

El estudio consistió en monitorear el sueño de 20 personas, a las que se les hizo escuchar una serie de patrones de sonido mezclados con ruido blanco, primero cuando estaban despiertos, y después cuando dormían.

Al día siguiente, se les pedía que identificar esos patrones de sonido. Y los que mejor recordaron las personas de la investigación fueron aquellos que habían escuchado durante la fase REM del sueño.

¿Para qué puede servir esto? Andrillon lo aclara. Explica que si bien el estudio aporta evidencia de que nuestro cerebro es capaz de adquirir información nueva mientras dormimos, eso no implica que se puedan procesar datos más complejos. Por ejemplo, sería muy difícil aprender un idioma o recordar un texto académico durmiendo.

Pero sí podría servir para reprogramar algunos recuerdos. “Por ejemplo, se podrían borrar fobias o recuerdos traumáticos del cerebro”, afirma el científico francés.

Comentarios