Tucumán se suma a la refundación de los 80

08 Ago 2017
1

EL PRIMER CD LOCAL. “Una historia diferente” reunió varios grupos.

HISTORIAS DEL ROCK | MEDIO SIGLO DE UNA PASIÓN ARGENTINA

GUSTAVO JATIB / ESPECIAL PARA LA GACETA

Los 80 marcan la segunda fundación del rock argentino, y Tucumán forma parte de esa movida. Ya disuelto Redd, aparecen nuevas propuestas como Nostro Genus, con Luis Albornoz, Joaquín Fanjul, Daniel Israel y Daniel Agüero, que luego se transformaría en Tango, con Carlos Capdevila y José Corvalán; Saga, con Patricia Salazar, Carlos Amaya, Pablo Salesky y Víctor Molina; y Jabalina, con Oscar Imhoff, Mónica Sisti y Julio Sulaiman, a quienes luego se suman Capdevila y Díaz Spolita para pasar a llamarse Jalea.

Surge el rock metálico con Mamut (luego UT), integrado por Adrián Llovera, Ricardo Zerda, César Maciel y Pablo Zerda; Hades, formado en los pasillos del Instituto Técnico por Tony Molteni, Daniel Amani, Gabriel Díaz Enrico, Gustavo Coronel y Maxi López, quienes se reunieron el año pasado para conmemorar sus 30 años con un recital en el Teatro San Martín; y La Mosca Verde, con Marcelo Scala, Irvin Ibarra, Beto Toledo, Eduardo Risso y Daniel Arnedo (luego Álvaro Morales).

En 1985, el ex Bang Hugo Marcantonio arma Flux, una banda pop integrada por Anita Frías en teclados (luego Chechi Bazzano), Patricia Ahualli en saxo, Raúl Aybar en batería, Albornoz en guitarra, Pedro Gómez en bajo y el propio Hugo como cantante. En 1987 se convierten en la segunda banda tucumana en grabar un disco, después de Redd. Su hit fue “Detrás del humo”, que tuvo también una versión en inglés.

A fines de los 80 aparecen Acertijo, integrada por Martín Lajmanovich, Llovera, Carlos Juárez y Juan Carlos Narvaja; La Banda de Rock And Roll, con Caminos, Corvalán, Víctor Fernández, Luis Gómez Salas, Franco Pinna y Bazzano; El Negrex y los Almirantes, con Negrex Delgado, Gustavo Parrado, Javier Almirón y José Almirón; Sistema K, formada por Gerardo Alderete, Bazzano, Parrado y Jorge Rodriguez); y Fuzz (Luis D’Orieux, Bazzano, Luis Lezcano y Julio Herrera). En el 92 se forma Priztik, banda de trash metal, con Edmundo Paiz Magli, Bebe Salvatierra, Germán Rojas y Pablo Latapié (luego Gonzalo Robles).

En 1994 se graba “Una historia diferente”, el primer CD de la historia tucumana. Se trató de una acción promocional de una empresa de viajes estudiantiles, sobre una idea de Marcelo Bellagamba, quien fue también el productor. Contó con temas de La Sesión con Cecilia Paliza, Gerardo Alderete, Silvio Mercado, Flavio Vázquez, Hernán Soria y René Darwich; Punta Persa, con Marcelo Bertolino, José Fernández, Marcelo Ruffino, Gustavo Spindler y Rafa Vargas; Juez Dredd, trío integrado por Raúl Aybar, Pipa Ogayar y Daniel Amani; y La Banda de Rock And Roll. Además tenía una canción/jingle compuesta especialmente por el rosarino Lalo de los Santos.

En 1995 se edita un cassette llamado “Tucumán Rock” con temas de La Insignia (Timmy Aciar, Fabián Cosiansi, Ruso Souza, Mario Márquez y Willy Acosta), La Sesión, Punta Persa, Juez Dredd y Los Peces Gordos, en una de sus primeras formaciones con Pablo Pacífico, D’Orieux, Ricardo Abregú, Bazzano, Leo Vera y Ariel Ortega. Este último grupo tendrá un recorrido muy importante, con algunos cambios de músicos y un disco editado en 1998 llamado “Corazón de blues”. En 2015 festejaron 21 años de carrera con un show en La Trastienda de Buenos Aires, y siguen vigentes hasta hoy.

En 1996, la banda punk-hardcore 448, graba un CD que sería el primero de una banda de rock tucumana. Esto hace crecer un movimiento de este género que se estaba gestando, con nombres como Críos, Pilas, DC, Druida, Eructo a Contramano, Buenas Peras, Extrema Voluntad y Contracultura. Se destacan Volstead y Sol Perpetuo, que graban sus discos a comienzos del nuevo siglo. Volstead tenía una nutrida tribu de seguidores, y llegó a tocar hasta en el mítico Cemento en Capital Federal. Hoy volvieron a reunirse por sus 20 años con ganas de seguir tocando. Esta movida es continuada hacia 2005 por la Unión del Under.

En 1997 toma vida Karma Sudaca, con la voz líder de Molteni, José Calavera Maidana en bajo -ambos venían de Otros y Bufones-, más Fabián ‘Colo’ Vernieri en guitarra y Adolfo Cacho Palomino en batería. Es una de las bandas más importantes del rock tucumano, con 20 años de trayectoria ininterrumpida, cinco discos editados, actuaciones sobresalientes en Cosquín Rock, un CD producido nada menos que por Ricardo Mollo, y una gran coherencia artística a lo largo de toda su carrera.

En 1999 nace Tripas Calientes, con una cuidada propuesta de rock y blues integrada por Caminos, Bazzano, Abregú y Panchi Lebón, hijo de David, uno de los próceres del rock nacional.

Comentarios