Una feria medieval sembró la fantasía en el parque 9 de Julio

La feria medieval organizada por la Hermandad del Norte en el parque 9 de Julio envolvió a miles de tucumanos en una fantástica ilusión de dos días.

07 Ago 2017

El barullo de feria se apaga en seco y todas las miradas se dirigen a un mismo lado. Tomando el compromiso que es menester ante tamaña enunciación, el pregón de la fiesta, uno de nombre imposible y medieval, toma su cuerno (vamos a suponer que es un cuerno) y grita que tiene un importante mensaje para dar. Hay una declaración de guerra en el parque 9 de Julio, un duelo sangriento en busca de justicia. ¿De qué se culpa al acusado? De exagerar en su derecho de tocar el cuerno, acción que ha llegado a exasperar incluso a las criaturas más pacientes del bosque encantado.

La declaración está dirigida a Aldebarán, jefe de la Hermandad del Norte, y quienes lo retan no son otros que... los miembros de su propia hermandad. “Con notable pompa se informa a vuestra endeble malignidad que con su abominable accionar, exagerar y abusar de su derecho a tocar el cuerno ha ofendido en demasía la sensibilidad de toda la Hermandad del Norte. Por ello, no queda sino declararle la guerra y dirigir toda potencia bélica a todas las propiedades e individuos cercanos a su corazón”, anuncia el pregón y comienzan a sentirse los sonidos de la madera hecha espadas y escudos, gritos y aullidos vikingos. En el acto, el duelo se monta en el campo de batalla.


Dos chicos juegan a los espadachines

Está todo el predio pendiente de la pelea, aunque a los caballeros les cueste moverse con tanto acero encima. Por unos minutos nadie se acerca al puesto de mercaderes medievales a comprar el vino caliente especiado ni a enroscarse en los shawarmas del puesto de comidas orientales. Todo está en pausa. Excepto la Bruja Verde, que desde que se ha sentado no tiene respiro en su ajetreada tarea de leer el oráculo: las runas, el Oráculo de las Piedras y el Oráculo de las Diosas son sus especialidades.

No era difícil meterse en el mundo de fantasía que creó ayer y el sábado la Hermandad del Norte en la Casa de la Cultura. Ese rincón del parque 9 de Julio se volvió una especie de toldería medieval, con comidas vikingas, bebidas nórdicas, muchas referencias a Tolkien y a Game of Thrones y personajes vestidos de época deambulando entre los puestos. Fue una especie de parque de diversiones temático en el que todos se vieron envueltos en la fantasía.

El verdugo hizo de las suyas en el parque

En Esta Nota

Parque 9 de Julio
Comentarios