Piden que le quiten el arresto domiciliario a la “Negra” Soria por golpear a una vecina

La Policía de Seguridad Aeroportuaria tuvo que aumentar los efectivos que la custodian por turno en el barrio Tiro Federal.

04 Ago 2017
1

Miryam “La Negra” Soria y Nilda “La Cabezona” Gómez se fotografiaron junto a unos cabritos a la estaca en un restaurante exclusivo.

La Justicia Federal analiza la posibilidad de quitarle el beneficio del arresto domiciliario a Myriam “La Negra” Soria, acusada de ser la mano derecha de Nilda “La Cabezona” Gómez en una banda narco que fue desbaratada por fuerzas federales a fines de junio. Esta puerta se abrió a partir de un escándalo que protagonizó “La Negra” con vecinos en el barrio Tiro Federal a fines de julio, que incluyó golpes y amenazas.

El 29 de junio, se hicieron unos 20 allanamientos en distintos barrios de la capital tucumana y Alderetes, en los que se secuestraron alrededor de 45 kilos de cocaína, valuada en $ 4,5 millones. Durante las medidas, se detuvo a 10 personas. Según las sospechas del fiscal federal Pablo Camuña, al frente de la organización estaban “La Cabezona” y “La Negra”. Sin embargo, esta última logró volver a su casa para cuidar a sus hijos menores de edad, ya que su marido se encuentra detenido.

A tres semanas de los operativos, el 21 de julio, se desató el escándalo. Una mujer de 31 años denunció en la comisaría 11° que había sido atacada por Soria. Según la versión de la denunciante, ella estaba caminando con su novio por la vereda de la casa de “La Negra”, que se encontraba con una hija adolescente y otras mujeres limpiando la entrada. Según esta versión, la menor de edad comenzó el ataque, al correr hacia el hombre.

“A esta agresión se sumó la señora Soria, que venía a pegarme con una escoba. Yo retrocedí y caí. Ella me pegó con una piedra en el rostro”, acusó.

Luego dijo que los problemas con “La Negra” se daban desde hace un buen tiempo, porque se había negado a guardarle estupefacientes. Su novio agregó que, al pasar por esa casa, la menor le espetó: “¡uh, el negro c... este, siempre pasa por aquí haciéndose el pícaro!” antes de atacarlo.

Muy pocos minutos después de que se retirara la pareja, llegó “La Negra” a hacer una contradenuncia y dar su versión, escoltada por efectivos de la PSA. Soria no negó el enfrentamiento, pero adujo que tenía problemas con la pareja porque les había vendido ropa y no le habían pagado. Además, dijo que su marido -un tal “Rengo David”- tenía problemas con el tío de la mujer que la denunció. Por último, juró que durante el escándalo sólo quiso defender a su hija, a quien estaban tratando de “negra c...” y golpeando. En la comisaría también advirtió: “no voy a dejar que nadie venga a atentar contra mi familia”.

Luego, la pareja que denunció a Soria, junto con algunos familiares, cortó la avenida Silvano Bores al 600 para reclamar una solución, porque tenían miedo a represalias por parte de allegados a “La Negra”. Incluso, denunciaron las amenazas de un tal “Jesús”, a quien sindicaron como hermano de la mujer que tiene prisión domiciliaria. La medida se desactivó luego de una reunión con autoridades de la fuerza.

En Esta Nota

Narcotráfico
Comentarios