La Bolsa: tres versiones para el origen del nombre del pueblo

El paraje, ubicado en el Departamento Lules, está rodeado por cultivos e invernaderos

26 Jul 2017
1

RECLAMO. Sonia Juárez y su hijo, Ángel Acosta, en la puerta de su casa, ubicada frente a la calle principal que piden que sea reparada. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.-

Está rodeado por plantaciones de frutilla. Sin embargo, atrás en el tiempo, hace más de 160 años, cuando apenas era un paraje, uno de los principales cultivos era el arroz. Todavía no eran tiempo de la caña de azúcar, como ocurrió en las siguientes décadas. Pero después del arroz, los productores empezaron a volcarse al cultivo de naranjas y más tarde de limones.

La Bolsa es un paraje ubicado a la vera de la ruta 321 y pertenece al Departamento Lules. La escuela Alberto Rougés está a punto de celebrar el primer centenario de su creación. Pero el actual edificio escolar fue construido en los años ‘70 por el Gobierno militar. Ayer, cuando LA GACETA llegó al lugar, Rolando Torres, docente a cargo de la escuela, estaba en plena tarea de restauración del busto del General José de San Martín. El próximo lunes 7 de agosto, la comunidad escolar festejará los 100 años.

“Estamos trabajando con mucho esfuerzo en todos los preparativos”, destacó Torres mientras preparaba una pasta con cemento para agregar en la base del busto del Libertador.

Torres es oriundo de Santa Bárbara y comenzó su carrera docente en la escuela de Mujer Muerta. En la década del 90 pasó a la escuela de La Bolsa. El maestro tiene una versión sobre el origen del nombre del pueblo. “Esta calle que pasa por el frente de la escuela era la única entrada y salida del pueblo -detalló-; y por esa razón los lugareños dicen que lo bautizaron La Bolsa”.

En un pequeño almacén del pueblo, José Bohórquez, de 68 años, tiene otra versión. “Mi padre decía que el equipo de fútbol que se había formado aquí se llamaba La Bolsa y por eso le quedó el nombre al lugar”, afirmó. El vecino esperaba comprar cigarrillos, mientras explicaba que “la cancha de fútbol” fue comprada por una comunidad boliviana, que organiza campeonatos durante los fines de semana.

La tercera versión sobre el origen del nombre del pueblo la tiene un vecino, nacido y criado en el lugar. Se trata de Walter Oscar Jalil, de 53 años. Es un productor que durante algún tiempo también se dedicó a la actividad comercial. Jalil se puso a indagar sobre el origen del nombre del pueblo. Dice que a partir de esas investigaciones logró determinar que en los tiempos en que el tren pasaba hasta la estación Lules, la gente identificaba al lugar por una suerte de panza que parecía dibujar el cauce del río Lules. “Esa curva que se hacía por capricho de la naturaleza, vista desde arriba, se asemejaba a una bolsa”, detalló Jalil.

Además de las plantaciones de frutilla, en La Bolsa también hay invernaderos. Son construcciones extensas que se erigieron en medio de otras plantaciones.

La vieja calle principal de acceso al paraje es, hoy en día, una arteria de tierra y piedra que acumula agua en varios sectores. “Cuando llueve todo esto es intransitable”, se queja Sonia del Rosario Juárez. La vecina de 73 años dijo que varias veces intentó hablar con el intendente de Lules, Carlos Galia, pero que fue en vano. “Mire -dice la mujer en tono firme-, ya me cansé de ir a pedirle que me atienda”. “¿Sabe qué me dicen? Que no está, que vaya a hablar al obrador, cualquier cosa me dicen con tal de no atenderme”, reclamó.

La Bolsa estará de fiesta el próximo 7 de agosto; no sólo por el centenario de la escuela, sino también porque el pueblo honrará a San Cayetano, su santo patrono. Pero la iglesia no está allí. Cada vez que van a misa, los lugareños deben cruzar la ruta 321 hasta llegar a El Ceibal, el paraje vecino, ubicado a unos 500 metros de la ruta (hacia el sur). “Ojalá que se dignen en arreglar esta calle, aunque sea por la obligación del centenario de la escuela”, resaltó la vecina Sonia Juárez.

Comentarios