Jorge Dubatti: “si no hay un actor presente, no hay teatro”

El crítico, docente e investigador dictó un seminario en el que insistió con sus teorías y en la necesidad de redefinir el teatro.

25 Jul 2017
1

REUNIÓN AURÁTICA. Dubatti afirma que la teatralidad está en todos lados, porque es como la precuela del teatro, que se define como un convivio. LA GACETA / FOTO DE ANA DANERI.-

Hace más de 20 años que Jorge Dubatti recorre el país para difundir sus ideas sobre el teatro; para hablar sobre el convivio, concepto que los teatristas han asumido como propio y que se enseña en escuelas y academias de teatro. El teórico es tajante: “si no hay cuerpo presente no hay teatro”, aunque admite que otras son las situaciones que pueden presentarse en las llamadas artes espaciales y escénicas.

Recientemente visitó Tucumán para dictar un seminario y presentar el libro “Racionalidad técnica y cuerpo danzante”, de Beatriz Lábatte. Durante la conversación con LA GACETA destacó: “a pesar de todo lo que se está viviendo, el Instituto Nacional de Teatro (INT), el ProTeatro (programa de Capital Federal) y el teatro Cervantes están funcionando, y se reabrió el Centro Cultural San Martín con un nuevo director, Alejandro Tantanián”.

Dubatti trabaja ahora sobre el teatro liminal, aquel que cruza las fronteras con otras prácticas, desdelimitado y desterritorializado, al tiempo que dejó en claro que hay que redefinir el teatro. Además de sus tareas al frente de la Escuela de Espectadores de Buenos Aires y de la cátedra de Historia del Teatro Universal en la UBA, el crítico e investigador asumió la dirección del Instituto de Artes del Espectáculo (IAE) de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires.

- Entonces, si no hay actor, no hay teatro...

- Exactamente, el teatro exige la presencia del cuerpo; es un acontecimiento que no perdura más allá del momento que se está haciendo. El primer rasgo es el convivio, la reunión de cuerpo presente, la reunión aurática. Si el cuerpo no aparece, desaparece el concepto de teatro. No se puede hacer en cine, en televisión o en internet.

- No aceptás, entonces, ninguna mediación. No hay posibilidad de hacer teatro sin el cuerpo presente…

- Puede haber artes espaciales sin cuerpo o escénicas, pero no teatro. Debe haber un cuerpo que genere acción y esa acción que produzca poesía. Pero llegar a una definición es complejo, porque hoy no se sabe dónde empieza y dónde termina el teatro. De eso trata el teatro liminal: parte de una estructura ancestral que es el teatro matriz, que es fronterizo con otras prácticas como podría ser una escena neotecnológica.

- Dijiste que los políticos, los pastores y los comunicadores sociales son los mejores actores.

- Sí, porque primero hay una teatralidad, luego está el teatro y finalmente la transteatralidad, que parte de una red de miradas. La teatralidad es como la precuela de ese proceso, donde todos estamos. Los mejores actores son los políticos, los pastores y los comunicadores sociales, lo sigo sosteniendo, porque todo aparece teatralizado. Entonces, el teatro frente a una sobreoferta de teatralidad desde la televisión, la sociedad y los medios de comunicación, tuvo que redefinirse para ofrecer algo que le fuera específico, una singularidad. Es que se produjo la transteatralización y parece ser que todo es teatro. Pero, si todo es teatro, entonces nada es teatro. Hay que pensar que se trata de una experiencia fundamental previa al lenguaje. Que se puede hacer en cualquier lado, sin necesidad de una sala. El convivio rescata el concepto de cultura viviente, necesariamente efímera; una cultura que no se puede enlatar.

- ¿Qué opinión tenés respecto a la política del Gobierno nacional en relación al teatro? ¿Creés que el Estado se está retirando de la cultura?

- No creo que el Estado se esté retirando con ese panorama cultural, por lo menos en lo referido a la actividad teatral. Sí queda pendiente la regularización del Consejo Provincial del Teatro Independiente y la reapertura del teatro Alvear en Buenos Aires. No pasa aquí lo que sí sucede con el Instituto de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

Comentarios