El limón tucumano también llegará a México

La apertura de un nuevo mercado se aprobó al final de la actual campaña y los resultados comenzarán a verse el año que viene. Desde el sector privado se estimó que las ventas al país centroamericano rondarán las 10.000 toneladas. Expectativas.

21 Jul 2017
1

EN EXPANSIÓN. Los productores aseguran que el limón tucumano podrá encontrar un buen mercado en México. la gaceta / archivo

Luego de que Estados Unidos y Brasil abrieran sus mercados a los limones tucumanos, los servicios de sanidad agroalimentaria de México y la Argentina acordaron los requisitos fitosanitarios que habilitan la importación de la fruta en ese país centroamericano. “Es una muy buena noticia para la provincia. Creo que tenemos en México un mercado sumamente interesante en cuanto al volumen y al precio. Todo esto implica darle mayor sustentabilidad a una producción que es realmente básica en la economía de Tucumán”, señaló ayer el ministro de Desarrollo Productivo, Juan Luis Fernández tras conocerse la novedad.

El funcionario provincial explicó que México es un gran productor de limones, que tuvo alrededor de 170.000 hectáreas dedicadas al cultivo el año pasado, aunque el mayor porcentaje de su producción es de lima -llamada comúnmente limón persa- y de otra variedad conocida como limón agrio. En tanto que el porcentaje de limón amarillo, que en México se conoce como limón italiano -y que es el que produce Tucumán-, es muy bajo y su consumo ha tenido un incremento importante.

Desde el sector privado calcularon que las ventas a México rondarán las 10.000 toneladas de limón, que representa unos US$ 12 millones.

Buen destino

Además de la baja producción de limón amarillo en México, Fernández indicó que los limones tucumanos podrán encontrar un buen mercado allí. “México tenía a Estados Unidos como destino de exportación fundamental pero hubo una importante cantidad de limón afectadas por el HLB, con lo cual su producción ha mermado considerablemente”, señaló.

Es importante recordar en ese sentido, que el Gobierno de Tucumán lanzó recientemente un programa de barreras móviles para prevenir el HLB en conjunto con la Asociación Tucumana de Citrus. “Se trata de una iniciativa público-privada que es fundamental y todos los tucumanos tenemos que tener conciencia de ella. Tenemos que estar atentos y, los productores fundamentalmente, deben respetar las normas”, enfatizó.

Perspectivas

Según explicó el Senasa, “teniendo en cuenta que la apertura se da casi al final de la presente campaña de producción, se espera poder exportar a pleno a partir del próximo año”.

De todas formas, las autoridades no descartaron que se produzcan algunos envíos en la presente temporada, según la disponibilidad de fruta y los contratos comerciales que se celebren.

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, destacó esta nueva apertura de mercado, al señalar: “comenzamos a ver los resultados de las gestiones internacionales que venimos realizando con distintos socios comerciales desde que asumimos el gobierno y que son sumamente significativas para los sectores de las economías regionales, en este caso del Noroeste Argentino”.

También la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, comentó: “ahora cobra más sentido que nunca la negociación con México”. Y recordó que en ese país se realizará la tercera ronda de negociaciones comerciales Argentina-México entre el 7 y 10 de agosto. Argentina es el primer exportador mundial de limones amarillos frescos. El año pasado los envíos al exterior sumaron 279.339 toneladas por un valor de U$S 289 millones.

Mientras tanto, lo citricultores argentinos esperan novedades acerca de la reapertura definitiva del mercado estadounidense. El propio presidente Mauricio Macri, luego de participar en Hamburgo de la cumbre del G20 había reconocido públicamente la existencia de algunas cuestiones técnicas que destrabar para volver a comercializar los limones tucumanos en la zona Este de aquel país. La Argentina prevé exportar alrededor de 20.000 toneladas de cítricos. La importancia del reingreso de la producción local, luego de 16 años de restricción en EEUU, radica en que esa nación es la gran vidriera comercial para captar otros mercados.

Algunos referentes de la industria citrícola reconocieron a LA GACETA que, para este año, será difícil el envío de un embarque -al menos simbólico- a Estados Unidos, por lo que la logística está centrada en hacerlo a partir de la temporada 2018.

Comentarios