Paso crucial hacia la despenalización del aborto en Chile

Pasó a Diputados lo avalado por el Senado

20 Jul 2017
1

SANTIAGO DE CHILE.- Chile dio un paso crucial para despenalizar el aborto, luego de que durante la madrugada de ayer el Senado aprobara, en una histórica sesión marcada por un arduo y maratónico debate, la interrupción voluntaria del embarazo para tres causales específicas.

El emblemático proyecto, impulsado por la presidenta socialista Michelle Bachelet, busca flexibilizar la estricta legislación y legalizar el aborto en caso de que la madre esté en peligro, de que el feto en gestación resulte ser inviable o de que el embarazo sea el resultado de una violación.

“Las mujeres de Chile merecen este mínimo reconocimiento a su capacidad de decidir”, dijo Bachelet en Twitter, al referirse a las tres causales de la iniciativa.

“Más allá que cada cual puede tener una opinión personal, lo que (la iniciativa) permite es que seamos un país donde las mujeres, frente a tales situaciones, puedan tomar la mejor decisión posible”, agregó la jefa de Estado.

Chile sigue siendo en la actualidad uno de los pocos países en el mundo donde el aborto es ilegal en todos los casos, señal de su tradición conservadora.

La discusión del proyecto, que dejó en evidencia la resistencia de legisladores del pacto gobernante de centro izquierda, fue aprobada por una ajustada mayoría en el Senado tras una fase decisiva que se inició el lunes, después de dos años de tramitación en diferentes comisiones del Congreso.

La senadora de la Democracia Cristiana y candidata presidencial, Carolina Goic, admitió que las tres causales del proyecto eran inobjetables. “Yo no soy partidaria del aborto, pero creo que cuando estamos hablando de tres causales excepcionales, la respuesta del Estado no puede ser la cárcel para las mujeres. No puede ser esa la respuesta que demos como Estado a mujeres que viven tres situaciones dramáticas”, dijo Goic.

El “aborto terapéutico” fue legal en Chile para algunos casos desde 1931, hasta que fue abolido por el dictador Augusto Pinochet hacia el final de su régimen (1973 - 1990).

La votación fue seguida de cerca en la sala del Senado, donde el público contrario al aborto interrumpió la sesión con cantos religiosos, lo que obligó a la policía a desalojar a parte de los asistentes.

La propuesta, enviada en enero de 2015, pasó ayer mismo a la Cámara de Diputados, integrada por 120 miembros, con mayoría oficialista, para revisar las modificaciones que realizó el Senado. La Cámara Baja ya había sancionado el proyecto en marzo de 2016.

Sin embargo, Chile Vamos, la coalición que agrupa a las formaciones derechistas, confirmó que acudirá al Tribunal Constitucional. Los conservadores argumentan que la iniciativa es inconstitucional porque “relativiza el derecho a la vida”. La resolución del organismo es inapelable. (Reuters y DPA)

Comentarios