Adiós a la sobriedad de Martin Landau

18 Jul 2017
Alto, atractivo y formado en la famosa academia de actores de Lee Strasberg, Martin Landau fue un polifacético intérprete que no lo tuvo fácil en Hollywood, casi siempre relegado a papeles secundarios. A los 89 años y en momentos en que tenía muchos proyectos entre manos falleció por “inesperadas complicaciones” de una enigmática internación en un hospital de Los Ángeles. Si bien comenzó en el cine en 1959 con “Intriga internacional”, dirigido por Alfred Hitchcock y junto a Cary Grant y a James Manson, se hizo conocido para el gran público gracias a la televisión como el agente secreto Rolling Hand en “Misión imposible”. Tuvo que esperar hasta 1995, tras decenas de películas y dos anteriores nominaciones, para conseguir su único Oscar por encarnar a Bela Lugosi en “Ed Wood”, de Tim Burton. Ya en 1988 había ganado un Globo de Oro por “Tucker”, de Francis Ford Coppola. 
la despedida al padre de los zombies
Medio siglo de cine de terror le rinde homenaje a George Romero, el padre del subgénero de los zombies con su clásico “La noche de los muertos vivos”, de 1968. El director (símbolo de una generación de creadores de películas clase B) falleció a los 77 años por un cáncer de pulmón, luego de haber vertido litros de sangre sobre la gran pantalla y de dejar en shock a generaciones de espectadores con los hambrientos cadáveres que devoran sin piedad a sus víctimas hasta que (literalmente) pierden la cabeza. Si bien es considerado el máximo referente de las historias de zombies, sólo filmó cinco de ellas, dentro de una producción cercana a la veintena de películas de miedo, que siempre tenían un componente de crítica política y denuncia social.

Alto, atractivo y formado en la famosa academia de actores de Lee Strasberg, Martin Landau fue un polifacético intérprete que no lo tuvo fácil en Hollywood, casi siempre relegado a papeles secundarios. A los 89 años y en momentos en que tenía muchos proyectos entre manos falleció por “inesperadas complicaciones” de una enigmática internación en un hospital de Los Ángeles. Si bien comenzó en el cine en 1959 con “Intriga internacional”, dirigido por Alfred Hitchcock y junto a Cary Grant y a James Manson, se hizo conocido para el gran público gracias a la televisión como el agente secreto Rolling Hand en “Misión imposible”. Tuvo que esperar hasta 1995, tras decenas de películas y dos anteriores nominaciones, para conseguir su único Oscar por encarnar a Bela Lugosi en “Ed Wood”, de Tim Burton. Ya en 1988 había ganado un Globo de Oro por “Tucker”, de Francis Ford Coppola. 

La despedida al padre de los zombies

Medio siglo de cine de terror le rinde homenaje a George Romero, el padre del subgénero de los zombies con su clásico “La noche de los muertos vivos”, de 1968. El director (símbolo de una generación de creadores de películas clase B) falleció a los 77 años por un cáncer de pulmón, luego de haber vertido litros de sangre sobre la gran pantalla y de dejar en shock a generaciones de espectadores con los hambrientos cadáveres que devoran sin piedad a sus víctimas hasta que (literalmente) pierden la cabeza. Si bien es considerado el máximo referente de las historias de zombies, sólo filmó cinco de ellas, dentro de una producción cercana a la veintena de películas de miedo, que siempre tenían un componente de crítica política y denuncia social.

Comentarios