Aumenta el secuestro de cocaína y aunque hay menos marihuana, crece el cultivo “artesanal”

Durante el primer semestre de este año, las fuerzas de seguridad incautaron 50% más de cocaína que el total de la cantidad reunida en todo 2016. En el caso de la marihuana, esa tendencia cayó. El motivo sería que triplicaron los allanamientos a los quioscos que se dedican al narcomenudeo.

09 Jul 2017

Los números del primer semestre del año revelan que se cambió una tendencia histórica: las fuerzas de seguridad han secuestrado más cocaína que marihuana en nuestra provincia. La cocaína incautada llegó a 199 kilos, más del 50% del total decomisado en todo 2016 (383 kilos). En tanto que la marihuana hallada llegó a 119 kilos, lo que representa menos del 20% de los 647 kilos encontrados el año pasado.

Según los datos recogidos por LA GACETA a través de voceros de las fuerzas que luchan contra el tráfico de drogas (Gendarmería nacional, Digedrop, Drogas Peligrosas de la Policía Federal y Policía de Seguridad Aeroportuaria), confirmados por fuentes de la Justicia Federal y del Ministerio de Seguridad de la Nación, hasta ayer se habían incautado 311 kilos de sustancias, menos del 50% que los 1.030 kilos de 2016; y ya se superó los 258 encontrados en 2015.

Detienen a "mulas" que viajaban en ómnibus con siete kilos de cocaína

La disminución de esos números tiene que ver con el cambio en la política de lucha contra el narcotráfico. En lo que va del año se triplicaron los allanamientos de quioscos dedicados al narcomenudeo. En este semestre se hicieron al menos 70 procedimientos en estos lugares, mientras que en todo 2015 no fueron más de 30.

Además, el año pasado las fuerzas lograron desarticular tres grupos importantes, como los de Julio César Trayán, el de Rogelio “El Gordo” Villalba, el de Luis “El Gordo Vaca” Vega y Alejandro “El Seco Ale” Astorga. En lo que va de 2016, sólo atraparon a la banda que supuestamente era liderada por Nilda “La Cabezona” Gómez y Miryam “La Negra” Soria y le secuestraron unos 45 kilos de cocaína, más del 30% de todo lo incautado en estos seis meses.

“En este trabajo hay que ser muy paciente, si uno se apura, puede cometer un error que arruina meses de trabajo”, explicó el comisario Jorge Nacusse. El jefe de la Digedrop reconoció que el endurecimiento de la lucha contra los narcos cambió el panorama. “Ahora son mucho más cuidadosos y permanentemente están cambiando de mecanismos para evitar ser sorprendidos. De todas maneras, tarde o temprano cometen algún error que nos permiten atraparlos”, señaló.

Le habrían ofrecido a Nilda "La Cabezona" Gómez ser imputada arrepentida

Acopio y estiramiento

Los hombres de Drogas Peligrosas de la Federal y de la PSA realizaron el operativo más importante en lo que va del año. “La droga les quema y no es fácil ubicarla”, comentaron los comisarios Jorge Luján y Ramón Hernández. Los investigadores encontraron la droga en una obra en construcción en el barrio Néstor Kirchner, lejos de la casa de “La Cabezona” (Barrio Norte) y “La Negra” (Tiro Federal). Tener centros de acopios en zonas que están lejos de los ojos de los investigadores es una estrategia. En ese procedimiento se desnudó otra realidad. En la provincia hay grupos que están en condiciones de estirar la pasta base que ingresa desde el norte del país y que es producida en Bolivia y en Perú. “La cantidad de sustancia secuestrada es importante. Con este hallazgo pensamos que existen más centros de estiramiento de los que pensábamos”, opinó el fiscal Pablo Camuña.

Se hallaron 31 kilos de cocaína escondida en un camión con ropa ilegal en la terminal

“La Cabezona” ostenta un llamativo récord: fue condenada tres veces por comercialización de drogas. En una de esas oportunidades, la atraparon en una cocina en plena Villa 9 de Julio, por lo que los investigadores dan por hecho que ella sabe realizar el estiramiento.

Los pesquisas sostienen además que las redes de narcomenudeo tienen en sus propias filas personas que se encargan de estirar la sustancia hasta siete veces para lograr que el negocio sea mucho más redituable. La hija del “Gordo Rogelio”, por ejemplo, fue acusada de realizar esta tarea en el grupo. “Los mismos proveedores mayoristas son los encargados de enseñarles a sus clientes cómo es el proceso. Luego, cuando están capacitados, se encargan ellos de hacerlo y van formando a más personas. Normalmente son personas de un mismo grupo o clan”, comentó una fuente de la Justicia Federal.

Escasez y encarecimiento

Luego del escándalo de Itatí, en donde el intendente de esa ciudad y su segundo fueron detenidos acusados de traficar marihuana a gran escala a todo el país, la Nación blindó el NEA y cada vez es más difícil que llegue ese estupefaciente desde Paraguay. En las últimas semanas, según las investigaciones de la fuerza, el kilo de marihuana pasó de $9.000 a $16.000. “Los 25” -porción de 25 gramos de esa sustancia, se está cotizando a $600, según los últimos reportes.

Los investigadores notaron la escasez de marihuana con otros hallazgos.

Más plantas

Por ejemplo, se incrementó el secuestro de plantas de marihuana. Sólo entre Drogas Peligrosas de la Policía Federal y la Digedrop incautaron más de 30 plantas. También llegaron a más de 3.500 semillas de esa especie, todo un récord. En la casa de “Perro Rojo”, por ejemplo, incautaron fertilizantes y otros productos químicos para obtener mercadería de mejor nivel.

“Ahora hay gente que se dedica a la producción artesanal de esta droga. El producto es mucho más delicado, de mejor calidad y de producción reducida. Por eso es un problema lograr detectar a estos productores”, destacó una fuente.

La modalidad de venta de este tipo de marihuana es también es totalmente diferente. Por ejemplo, se vende en frascos de mermeladas y su peso no supera los 20 gramos. El costo, según explicaron varias fuentes, va desde $1.500 a $2.000, según la calidad.

En medio de un fuerte operativo de seguridad, "La Cabezona" Gómez declaró ante el juez Bejas

La “Reina del Norte”, como se hacía llamar, llevaba una vida llena de lujos. Jamás se imaginó tener un final así. Nilda “La Cabezona” Gómez, acusada de ser líder de una organización narco, fue detenida ayer a la madrugada en un megaoperativo antidrogas. La atraparon descalza, en la puerta de su domicilio de Junín al 400, cuando estaba por subir al auto de su novio, 20 años más joven que ella. Estalló en llanto cuando la esposaron porque sabía que su negocio se derrumbaba como un castillo de naipes. Ella y otras 10 personas fueron detenidas en más de 15 allanamientos, se secuestraron casi 45 kilos de cocaína valuados en más de $4,5 millones, incautaron al menos $105.000 y armas.

Esta no es una causa más. Es el resultado de una larga investigación que fue iniciada por la Policía de Seguridad Aeroportuaria hace varios meses atrás bajo las órdenes del fiscal Carlos Brito. Con el correr del tiempo, se sumó una línea que investigaba Drogas Peligrosas de la Policía Federal, por lo que el fiscal Pablo Camuña, decidió que el trabajo, que también contó con datos aportados por la Dirección General de Drogas Peligrosas de la provincia, se investigado por las fuerzas nacionales.

Los investigadores sabían que estaban tras algo importante, pero jamás se imaginaron los resultados. Después de meses de trabajo elaboraron la siguiente hipótesis: existía una banda que traía cocaína de máxima pureza desde Bolivia –vía Salta- para revenderla a líderes tucumanos de redes de narcomenudeo y abastecer sus propios quioscos en diferentes barrios del Gran San Miguel de Tucumán.

Durante todo el miércoles, la Justicia Federal y los miembros de la PSA y de Drogas Peligrosas comenzaron a organizar el operativo para realizar unos 20 allanamientos. Comenzó pasada la medianoche y terminó ayer cerca del mediodía. Hubo hombres en al menos siete barrios de la capital y uno de Alderetes. Sólo hubo problemas en el Alejandro Heredia, cuando el hijo de la acusada de dirigir la banda efectuó disparos en contra de los uniformados, quienes no respondieron el ataque porque el hombre estaba rodeado de su mujer e hijos. Al verse superado, decidió rendirse. Un policía resultó lesionado al ser alcanzado por una esquirla de un proyectil.

Las fotos del mayor cargamento de cocaína en la historia de Santiago

Detalles

La mayor sorpresa se produjo en el barrio Néstor Kirchner, ubicado en el sur de la capital. En una casa en construcción, a la que los miembros de la organización llamaban “El Campo”, encontraron unos 40 kilos de cocaína. Ese lugar, según se sospecha, era el centro de acopio de la “merca” que revendían a otras redes de narcumenudeo o abastecían a sus propios quioscos que tenían instalados en los barrios 8 de Marzo (en Villa 9 de Julio), San Marcos, Barrio Victoria, La Costanera, Tiro Federal, 11 de Marzo (los efectivos se presentaron en tres viviendas separadas por 300 metros) y Madre Teresa de Calcuta (Alderetes).

“Este es el fruto de una gran investigación realizada por las fuerzas de seguridad. Se logró desarticular a una organización que tenía todo un engranaje bien extendido. Los efectos se sentirán en diferentes barrios porque se cortó con una cadena bien firme”, aseguró Camuña en una charla con LA GACETA.

“Ya teníamos establecida como era la organización y que se hay encontrado esa cantidad de droga fue importante, aunque muchas veces tienen más que ver con el azar”, destacó el fiscal federal.

La cocaína, según confirmaron fuentes policiales, llegó a principios de semana a la provincia. Fue ubicada en el barrio Néstor Kirchner y con el correr de los días se comenzó a ser distribuida. “Pincha Boyo”, sospechado de ser transa de Villa 9 de Julio, le habría adquirido varios kilos para colocarlos en sus quioscos. Él fue uno de los detenidos en el marco del megaoperativo.

Comentarios