Mientras que en Argentina suben, los precios de los alimentos bajan en Brasil y Chile

1

Costo de vida en la Argentina. FOTO DE ARCHIVO.

El gigante regional registró en junio una deflación de 0,23%, empujada además por la reducción del costo de la electricidad. En el país trasandino, la inflación bajó 0,4%.

07 Jul 2017

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó el mes pasado que la inflación en mayo fue de 1,3%, con una sensible desaceleración respecto del mes previo cuando marcó un incremento de 2,6%. El acumulado en los primeros cinco meses del año reflejó un ascenso de 10,5% y de un 24% para los últimos 12 meses.

En Brasil y Chile se conocieron hoy datos que marcan una gran diferencia en el costo de vida con respecto de Argentina: em ambos país hubo bajas en diferentes segmentos de la canasta, pero especialmente disminuyeron los precios de los alimentos.

En Brasil

El gigante del Mercorsur registró en junio una deflación de 0,23%, empujada por la reducción del costo de la electricidad y en los precios de los alimentos, en lo que representa el resultado mensual más bajo de los últimos 11 años, según informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El índice IPCA (Indice de Precios al Consumidor Amplio), marcó deflación en junio y en el acumulado del primer semestre llegó a 1,18%, por debajo del 4,42% de los primeros seis meses del año pasado, con lo cual el acumulado en 12 meses es del 3%, debajo del 4,5% previsto como meta por el Banco Central.

Una de las claves de la deflación fue el costo de alimentación, que forma parte del 26% de los gastos de las familias, que cayó 0,5%, sobre todo porque los productos de supermercado descendieron 0,93%.

Los gastos hogareños y de vivienda cayeron 0,77% empujados por el descenso de 5,52% de la cuenta de luz, además de la baja de 2,65% en el precio de las naftas y del 4,66% en el etanol (alcohol combustible).

El resultado de junio forma parte también de una tendencia de reducción del precio de los alimentos de la canasta familiar que había sido apuntada en mayo para América Latina y el Caribe por la FAO.

“Se juntan varios factores. Por un lado es bueno para los consumidores, que el dinero les rinde más. Por otro para la deflación influyó un poco la recesión pero tres elementos clave, como alimentos por bondades climáticas, electricidad y combustibles”, dijo a Télam el analista Joelson Sampaio, profesor de Economía de la Escuela de Negocios de la Fundación Getulio Vargas de San Pablo.

En Chile

La inflación bajó 0,4% en junio respecto del mes anterior y avanzó 1,7% interanual; mientras que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) exhibió un acumulado de 1,1% de aumento en el primer semestre, informó, por su parte, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de ese país.

El IPC chileno acumuló 1,1% en lo que va de 2017 y 1,7% durante los últimos 12 meses, pero la caída de 0,4% de junio con relación a mayo se debió a que siete de las 12 categorías que conforman la medición registraron cifras negativas.

Los valores que más bajaron fueron “recreación y cultura” (-2,6%) y “alimentos y bebidas no alcohólicas” (-0,6%). Sin embargo, el ítem con mayor alza fue “restaurantes y hoteles” (+0,2%).

“Vestuario y calzado cayeron 2% y, de sus 35 productos, unos 27 registraron variaciones negativas, siendo los más importantes la ropa de abrigo para mujer (-3,4%) y para hombre (-3,3%).

Los productos con mayores disminuciones de la canasta del IPC fueron el paquete turístico (-15%) y servicio de transporte aéreo (-9,9%), mientras que, del grupo de alimentos, se destaca con las bajas más extendidas el limón (-44,3%) y la naranja (-18,5%). (Télam)



comentarios