Las maniobras de EEUU ponen en alerta a China

Pekín plantea su inquietud a Trump por el paso de un destructor estadounidense y la venta de armas a Taiwán. Xi advierte sobre “factores negativos” para las relaciones.

04 Jul 2017
1

EN HONG KONG. El presidente chino Xi Jinping pasa revista a las tropas del Ejército Popular de Liberación.

Las relaciones entre China y Estados Unidos se ven afectadas por algunos “factores negativos”, señaló el presidente chino Xi Jinping durante la conversación telefónica que mantuvo con su homólogo estadounidense Donald Trump, informaron ayer medios estatales.

Las maniobras de un destructor estadounidense en el mar de la China Meridional y la venta de armas estadounidenses a Taiwan están lastrando la relación de Pekín con Washington, según se desprende de las palabras del mandatario.

El último domingo el destructor estadounidense “Stethem” atravesó el mar de la China Meridional navegando cerca de las islas Paracelso y durante una “patrulla de rutina” llegó a doce millas de la isla Tritón. China considera que son sus aguas territoriales, a pesar de un fallo del Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya, que negó que Pekín tuviese “derechos históricos” sobre esas islas.

¿Se viene una guerra? Las motivos por los que a Trump se le "terminó la paciencia con Corea del Norte"

Según el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, entrar en aguas territoriales chinas es “una seria provocación política y militar”.

Otro de los puntos que de roce ha sido el acuerdo de venta de armas que hace unos días cerró Estados Unidos con Taiwán. Pekín considera la isla una provincia secesionista. Estados Unidos debería rescindir el contrato para que las relaciones no se vean dañadas, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Lu Kang.

Suministro de armas

El acuerdo valorado en U$S 1.400 millones ya había sido dado a conocer por el Departamento de Estado y contempla el suministro de misiles, torpedos, equipos para el control de radares y sistemas de alerta temprana. También existen diferencias en el polémico programa misilístico y nuclear de Corea del Norte. Estados Unidos decidió la semana pasada sancionar a un banco y a navieras chinas por comerciar con Corea del Norte.

El secretario del tesoro norteamericano, Steve Mnuchin, subrayó sin embargo que no se trata en manera alguna de un ataque directo contra China, sino que están dirigidas exclusivamente a prohibir el comercio ilegal. Pekín exige a Estados Unidos “corregir su errónea decisión”. Trump también lanzó ataques contra China durante la campaña electoral. Tras una primera conversación telefónica habiendo sido elegido ya presidente y una vista de Xi a Florida, la situación parecía haberse distendido. Trump incluso calificó a Xi como un “amigo”.

A diferencia de los medios chinos, la Casa Blanca no habló ayer de disonancias en el comunicado sobre la conversación de Xi y Trump. Según se señaló, ambos mandatarios renovaron su compromiso de que la península coreana quede libre de armas nucleares. (DPA)

Comentarios