Una función misteriosa para un solo espectador

Artistas recorren el interior tucumano con su espectáculo individual “Tamborcito calchaquí”, montado dentro de las cajas lambé lambé.

04 Jul 2017

Son miniobras de escasos minutos, que transcurren en cajitas pequeñas que provocan misterio. En distintas plazas y escuelas del interior (Lules, Yerba Buena, Simoca, Monteros y Famaillá) se presenta hasta el jueves el espectáculo “Tamborcito calchaquí”. Es un misterioso teatro de títeres para un solo espectador por función, donde la trama ocurre dentro cajas herméticas, en la construcción de un arte proclive a ser ambulante.

“La historia que relata cada caja queda a criterio del actor titiritero que la realiza, pero la condición es que como máximo dure cuatro minutos”, le cuenta Gabriela Ruiz a LA GACETA durante una entrevista. Junto a Carmen Ulivarri, Yesika Migliori y Pablo Gutiérrez utilizan esta especial técnica (denominada teatro de animación Lambe Lambe), en la que desarrollan las obras “El Buscador”, “Toque mágico”, “El alivio de llegar” y “Luna llena”. “Todas comparten un punto en común: el interés por establecer con el espectador un encuentro único”, agrega la artista.

Es un espectáculo dentro de un pequeño cuadrado cerrado que tiene un pequeño orificio por el cual observa el espectador; cada una, es una función única y un encuentro íntimo. “Por lo general se trabaja por un espacio de tres horas; de este modo, se puede llegar a un buen número de espectadores”, cuenta Ruiz.

- ¿Cómo trabajan esta técnica?   

- Para crear una cajita lambe lambe es fundamental tener bien clara la historia que se quiere transmitir al espectador. Incluso, realizar un story board de las imágenes que van a acompañar el relato es de suma utilidad. El segundo paso es construir los personajes; puede que al principio no sean los definitivos, pero es importante tenerlos para luego improvisar. Después se realiza una maqueta del que va a ser el espacio escénico y se trabaja con cajas de cartón, probando diferentes recorridos de los personajes e incluso se los observa desde diferentes ángulos. Así descubrimos el lugar indicado para el orificio. A partir de allí vienen las luces led de colores o blancas, según los climas que se quieran generar. La música y el sonido también son importantes para que el espectador se sienta parte de la historia. Se debe tener en cuenta que el espectador tiene un promedio de cuatro minutos para observar lo que ocurre en ese pequeño mundo, por lo que los signos deben ser claros y los movimientos de los personajes muy precisos.

- ¿Cómo reacciona el público?

- Los espectadores reaccionan muy bien, muchos se emocionan hasta las lágrimas. Hay un gran cuidado en generar desde el primer momento el guiño de la intimidad: le pedimos al espectador que nos diga su nombre, lo miramos a los ojos y le colocamos los auriculares. Le contamos cuál es la mejor manera de observar el espectáculo, es decir con un ojo o con los dos. Por lo general, el que se acerca es porque está interesado, quiere saber qué sucede dentro de la caja y entonces tiene una buena predisposición. Incluso hay quienes se desilusionan o no les parece atractivo; al tener tanta cercanía te das cuenta al instante, pero son los menos.

Comentarios