Müller, un fuerte crítico de las reformas que impulsa Francisco

02 Jul 2017

EL VATICANO.- “Hablan el mismo idioma y el arzobispo Ladaria es alguien manso; no agita al Papa y no lo amenaza”, comentó un sacerdote que trabaja en el Vaticano y conoce tanto a Gerhard Müller como a Luis Francisco Ladaria Ferrer, al comentar la rotunda decisión de Francisco. Ladaria Ferrer es también el presidente de la comisión instituida por Francisco el año pasado para evaluar el posible diaconado femenino.

Desde su elección en 2013, el papa ha sido una esperanza para los católicos progresistas que quieren una Iglesia más acogedora y que se concentre en la misericordia en lugar de en la estricta aplicación de reglas rígidas que consideran anticuadas. Y Müller es uno de varios cardenales del Vaticano que han tenido diferencias públicas con el Papa Francisco. Müller fue especialmente crítico de la visita que Francisco hizo en 2016 a Lundt, Suecia, para conmemorar los 500 años de la reforma de Martín junto a los protestantes.

El purpurado alemán comenzó a ser visibilizado como un férreo opositor al proceso de reformas de Francisco cuando en 2014, a pocas semanas del inicio del sínodo extraordinario sobre la familia convocado por el pontífice, escribió junto a otros cuatro cardenales un libro en contra de que los divorciados vueltos a casar puedan comulgar, una posibilidad que Francisco tenía entonces en mente y que materializó en la exhortación apostólica Amoris Laetitia de 2016. Müller, que había sido ungido cardenal en 2014 por el pontífice, es visto como un “duro” de la doctrina y debía renovar su mandato de cinco años mañana al frente de la más antigua de las congregaciones romanas, fundada en 1542. (Especial)

En Esta Nota

Papa Francisco
Comentarios