Carta de lectores

01 Jul 2017 Por LA GACETA

Adiós a un difusor del folclore

El folclore, la radiodifusión, han perdido a uno de sus baluartes, Alejandro Villafañe, que ha partido a su descanso final. Galardonado a nivel nacional, con premios Martín Fierro, por su programa cultural, que estaba abierto a todas las inquietudes en defensa de nuestro arte nativo, de nuestras costumbres criollas. Tenía un legado que cuidaba con mucho respeto, de un trato cordial, que le valió la visita a su programa “Luna tucumana” de todos los músicos, desde los conocidos a los de trayectoria, los ya consagrados. Gracias Alejandro por tanta pasión por nuestro folclore, en nombre de todos los músicos, poetas. cantantes y bailarines. ¡Que en paz descanses, hermano querido!

Oscar Castillo

Catamarca 328

Yerba Buena

A propósito de la SAT

En nuestro carácter de vecinos residentes en la calle Lucas Córdoba entre el 300 y el 400 de esta Capital, desde hace más de cuatro años vivimos con un superlativo problema en la provisión de agua por parte de la SAT que resulta ser exigua e insuficiente, por falta de una presión adecuada para cubrir todas nuestras necesidades básicas, relacionadas principalmente con el mantenimiento de nuestra alimentación, higiene personal, lavado de prendas y vajillas, pisos, entre otros. Fueron numerosas las quejas interpuestas ante el organismo responsable, sin que se haya brindado el mínimo interés para una solución definitiva, dada la gravedad del tema.

Alfredo Neuman, José Sánchez, Laura Sosa y otros

Lucas Córdoba 378

San Miguel de Tucumán

El ADN radical

Pensé dos veces antes de contestar la preocupación del señor Fernando Carlos Brunet, que tiene una aversión hacia mi persona, dado que no es la primera vez que me alude en sus apreciaciones. Tarde pero llega. Lástima que ya fallecieron a las personas que el reconoce y reivindica como grandes demócratas que diera el radicalismo como fueron Alfonsín, Illia, Balbín, entre otros por el bien de la República. Pareciera que él mismo, sin pertenecer a las filas de mi partido, conoce en demasía y es un admirador de la historia e ideología del partido. Seguramente no nos pondremos nunca de acuerdo en el calificativo en que todos los que no son de sus valores pertenecen a la “derecha liberal”. Quienes me conocen y reconocen por mi larga vocación política desde joven y de haber transitado por cargos partidarios, tomarán a la ligera lo que él opina sobre mi persona. Yo no me doblé sino que pertenezco a un partido nacional que integra una coalición denominada “Cambiemos”; y seguramente que quien lo inspiró para expresar lo arriba mencionado comparte una posición con aquellos que disienten respecto de la entrega de mi juventud y parte de mi vida sin haberme enriquecido, en pos de un ideal.


José Luis Avignone

Marcos Paz 922

San Miguel de Tucumán

El papa y la grieta

El pasado domingo escuché por TN al periodista Sergio Rubin decir que el papa Francisco no vendrá a la Argentina, su país, porque la grieta permanece abierta. Muy cierto, pero, ¿acaso cree que su presencia ensanchará la grieta? No debe olvidar que la grieta no viene de hoy, y que la misma empezaría a achicarse si la “Justicia” demostrara que está para poner frenos. No se puede ver el revoleo de bolsos en un ¿convento? sin avergonzarse o leer el pensamiento del diputado bonaerense José Ottavis en una entrevista por Canal 13 y publicado en LA GACETA el 24 de junio, y donde manifiesta: “fuimos corruptos, mentirosos, interesados, manipuladores, pero todas las personas son así”. ¿Nunca escuchó decir que existe la honestidad? Sería triste, preocupante y lamentable que Argentina, un país tan grande con un enorme pasado histórico evangélico, estuviera poblada únicamente por corruptos. Monseñor Jorge Bergoglio -hoy papa Francisco- dice: “nada hay oculto que no vaya a ser descubierto, ni secreto que no llegue a saberse”. ¿Y entonces?


María Eugenia Posse de Pidutti

Mendoza 1.161

San Miguel de Tucumán

Los jubilados y la Anses

El gran director de cine y televisión Alejandro Doria, allá por el año 1985, con su película “Esperando la carroza”, fue un adelantado a su época ya que en dicho film, que cuenta con un elenco de lujo - Luis Brandoni, China Zorrilla, Betiana Blum, Mónica Villa, Julio de Grazia, Juan Manuel Tenuta, Antonio Gasalla, entre otros- mostró paradójicamente desde la comedia, el drama y el olvido a que terminan sometidos muchas veces nuestros adultos mayores. El suicidio del jubilado de 91 años en la sede de Anses de Mar del Plata, no debe naturalizarse y tomarse como un hecho aislado; sino como el padecimiento que hoy por hoy sufren nuestros viejos víctimas de situaciones familiares como la soledad, el rechazo y el olvido; pero también se une un padecimiento estatal de un modelo neoliberal de ajuste que se traduce en: quita de descuentos a medicamentos en el PAMI, la cuestionada “Reparación Histórica”, jubilaciones y pensiones magras, y, por supuesto la siempre burocracia inhumana de Anses con sus papeleos innecesarios, largas colas y líneas telefónicas abarrotadas. A Mamá Cora, personaje central de “Esperando la carroza”, lo interpretó el cómico Antonio Gasalla, y lo catapultó a la fama; sin embargo en tiempos de “Cambiemos”, guardó el personaje de aquella vieja senil y pobre para pasar a interpretar a Flora, la empleada pública de Casa Rosada que le es, desde el humor, funcional a Susana Giménez, fiel defensora y admiradora del ajuste macrista. El film de Doria no tiene desperdicio, ya que muestra cómo al ser viejos se sufre desde cómo subir a un colectivo, hasta la intolerancia y los intereses creados en el seno familiar; porque cuando se tiene muchos años pareciera que se molesta y estorba. Triste y paradojal destino del jubilado de 91 años, que se quitó la vida justo en un organismo clave de la “Seguridad Social”. ¿Qué quiso expresar con su muerte Don Rodolfo? Para pensar.


Mario Villafañe

[email protected]

Basura cero

Creo que ese -Basura cero- fue el slogan de un funcionario de la Municipalidad de la Capital antes de asumir el cargo. Pero ya una vez en esa función, nunca se lo vio por estos lugares del barrio Padre Monti, a escasas cuadras del centro de la ciudad. Da vergüenza ver la basura acumulada en los cordones cunetas, sobre todo a la vuelta de la plazoleta Brigadier de Rosas. Cabe aclarar que desde hace muchos años -más de 15- creo que no tenemos barrendero, a pesar de que se pagan los impuestos. Como tampoco hay quien se ocupe de la plazoleta para su limpieza, ya que los placeros fueron ubicados en otros lugares; o -directamente- los sacaron. Sobre todo esto hay que aclarar que hasta la avenida Brígido Terán están limpiando con sus carritos empleados de la empresa 9 de Julio. Cuando se les pregunta por qué no entraban al barrio -ya que es solo una cuadra hacia el este- contestaron que no estaban autorizados. O sea que la limpieza es para unos; y para otros, nada. Por lo expuesto invito al responsable de esta situación como así también al intendente para que den una vuelta por este barrio -que está sucio- y vean qué solución pueden darle, ya que es urgente tener por lo menos las calles limpias, y no que esperen a que los vecinos tengamos que hacer las tareas que a ellos les corresponden.


Mario O. Rivet Vozza

[email protected]


Comentarios