Piden proteger la industria nacional sin frenar importaciones

Empresarios debatieron la realidad económica.

01 Jul 2017

BUENOS AIRES.- Los empresarios Paolo Rocca (Techint) y Hugo Sigman (Insud) coincidieron ayer en la necesidad de que las políticas del Gobierno apunten a brindar mayor protección a la industria nacional, aun a costa de “tener un mayor déficit”, y a no abrir en forma indiscriminada las importaciones. Rocca y Sigman integraron un panel de empresarios, en el marco del XX Encuentro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), junto con el co-fundador de la empresa Globant, Martín Umarán, y la ex ministra de Ambiente de Ecuador, Lourdes Luque.

Durante el encuentro, Rocca afirmó: “ningún Gobierno puede tomar una política de apertura indiscriminada sin poner en riesgo su gobernabilidad y su consenso”. En tanto que Sigman consideró: “el Estado debe aumentar riesgos de tener un mayor déficit para fomentar la actividad económica”.

En este sentido, el titular de Techint sostuvo que los empresarios deben concentrarse en aumentar la competitividad de las empresas y que el primer compromiso es construir empresas que puedan competir, de ahí se deriva la generación de empleo. “Una empresa se legitima abriendo camino a la movilidad social. Ninguna empresa sobrevive en conflicto con la comunidad”, señaló. Respecto del cambio tecnológico, Rocca puntualizó que está afectando la creación de empleo y la gobernabilidad. “Cuando la velocidad de transformación es muy fuerte, quedan muchos desplazados y esto es un factor de gobernabilidad”, agregó.

El dilema

Por su parte, Sigman manifestó que el Gobierno enfrenta un dilema: está atento a mejorar la situación del déficit, pero eso genera dificultades en la actividad económica, por lo que debe tomar el riesgo. “Hace falta un nivel de política más activa y es necesario proteger la industria nacional, sin prohibir importaciones, pero regulando la economía para cuidar la trama productiva y laboral”, sostuvo el ceo del Grupo Insud.

También reclamó mayores subsidios para la investigación científica y tecnológica. “No hay inversión en innovación si esa actividad no está subsidiada”, señaló.

Por su lado, Umarán puntualizó: “el Estado debería liberar de cargas de impuestos, para que florezcan más rápidamente los emprendedores. La velocidad en que se difunde el conocimiento es otra y eso va a acelerar la capacitación para que el uso de las nuevas tecnologías no desplace el trabajo humano”. (DyN)

Comentarios