El ex juez Martínez espera salir en libertad

La Cámara de Casación anuló la sentencia dictada en 2015 Había sido condenado por presuntos delitos de lesa humanidad durante la dictadura. Permanece en prisión domiciliaria.

01 Jul 2017
1

EN TRIBUNALES FEDERALES. Manlio Torcuato Martínez declaró en 2011 como imputado en la Justicia. la gaceta / foto de analía jaramillo (archivo)

La causa que había motivado una condena de 16 años de prisión en contra del ex juez federal Manlio Torcuato Martínez tuvo un giro rotundo ante la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por Ana María Figueroa (presidente), Gustavo Hornos y Mariano Hernán Borinsky (vocales).

En un fallo de 168 páginas dictado el jueves, la Sala I resolvió -con disidencias en algunos puntos- hacer lugar de manera parcial al recurso de casación planteado por la defensa del imputado; así, anuló diversos aspectos de la sentencia dispuesta en junio de 2015 por el Tribunal en lo Criminal Oral Federal de Tucumán (TOF) y ordenó que se dicte una nueva resolución, teniendo como parámetro las observaciones efectuadas por los miembros de la Cámara Federal de Casación Penal.

Martínez, que había sido sindicado por su desempeño como juez federal durante la última dictadura militar, venía purgando su condena bajo arresto domiciliario. La defensora oficial Vanessa Lucero ya presentó un requerimiento de exención de prisión, por lo que el ex magistrado confía en que podrá recuperar la libertad de modo efectivo en las próximas horas.

“Estoy (detenido) desde el 23 de abril de 2014. Ya son más de tres años en esta situación. Hace 12 días murió mi mamá, y ella quería resistir hasta que saliera esto (en alusión a la sentencia). Eso me duele, pero siempre tuve la conciencia tranquila”, le señaló ayer Martínez a LA GACETA, vía telefónica desde su propiedad. Y remarcó que no fue denunciado “por organismos de derechos humanos”, sino que su nombre surgió durante el debate oral del caso “Romero Niklison”. “En este momento no tengo condena”, dijo el ex magistrado a este diario.

Según fuentes del TOF, ayer se le corrió vista del pedido de excarcelación efectuado por la defensa al fiscal federal Pablo Camuña, quien se opuso a la resolución de Casación. Al parecer, el representante del Ministerio Público Fiscal advirtió que si bien el tribunal anuló en la revisión lo referido al delito de asociación ilícita, otros aspectos de la investigación podrían permanecer en pie en el próximo fallo. En ese caso, la sumatoria de las penas también rondaría los 10 años, por lo que no correspondería la liberación, según remarcó una fuente judicial.

En 2015, los fiscales federales Diego Velasco, Agustín Chit y Camuña habían solicitado al TOF, integrado entonces por Hugo Cataldi (presidente), José Asís y Mario Garzón, una condena de 25 años en contra de Martínez. Finalmente, el tribunal dictó una pena de 16 años. Según la acusación, las “acciones y omisiones” del ex magistrado habían legitimado las ejecuciones de cinco personas y “asegurado” la impunidad de los supuestos homicidas.

Pero todo esto quedó prácticamente descartado por la Cámara Federal de Casación en lo Penal. Por unanimidad, los vocales Figueroa, Hornos y Borinsky decidieron anular lo referido al delito de asociación ilícita en contra de Martínez. Además, por mayoría, se desestimó también lo referido al abuso de autoridad y las demás imputaciones en el marco de la homicidios de los militantes de Montoneros Alejandra Niklison, Eduardo González Paz, Juan Carlos Meneses, Fernando Saavedra Lamas y Atilio Brandsen, perpetrados en mayo de 1976.

“No se puede equiparar una demora en el envío de un oficio con un delito de lesa humanidad. Por eso, cuando mi hija me abrazó llorando el día que me condenaron, yo le dije que esto era una farsa y que se iba a terminar”, dijo Martínez. Y afirmó que había llegado al cargo de juez federal designado por Juan Domingo Perón, con acuerdo del Congreso, y no por el ex general Acdel Vilas. “Ahora, con la anulación de la condena, sólo me queda esperar (que finalicen los trámites judiciales)”, dijo Martínez.

Comentarios