Vuelve a escena el Canto Popular de los Oficios, luego de 33 años

Francisco Santamarina reedita la obra de Néstor Soria y de Rubén Cruz.

01 Jul 2017
1

CREADOR. Néstor Soria compuso el Canto Popular de los Oficios.

ESTA NOCHE

• A loas 22 en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265).

En la década del 80 florecieron en Tucumán obras conceptuales de autores locales, que reunían en distintas canciones una identidad y una historia en común. Así surgieron la Cantata de las Estatuas, el Canto Fraterno y el Canto Popular de los Oficios; esta última es la creación de Néstor Soria y de Rubén Cruz, que luego de 33 años subirá nuevamente a escena esta noche, en el Centro Cultural Virla y en el marco del XIX Julio Cultural Universitario.

En el contexto de 12 canciones, los autores hablan de tareas tradicionales, algunas de las cuales ya fueron vencidas por el tiempo, los cambios laborales y la innovación tecnológica. “Ya no está el pescador islero ni el hombre del lagar (donde se acumulaba y fraccionaba el vino), que fueron reemplazados por máquinas y se dejó el trabajo manual de lado; hasta el trabajador golondrina está siendo reemplazado”, señala Francisco Santamarina.

El músico es el director general del espectáculo en el que participarán entonando los temas destacados artistas de la provincia: Lucho Hoyos (el único sobreviviente de la versión original de 1984); los grupos La Yunta, Luneros y Tafinando; Mariela Narchi; Viviana Taberna; Juan Pablo Ance; Gustavo Jiménez; Nancy Pedro; Café Valdez; Mica Flores, Lucho Aragón, Juan Carlos Romano y Álvaro Rodríguez. La música estará interpretada por Cristian Isasmendi, Bruno Resino, Federico Grellet y Víctor Juárez.

“Me interesó recrear esta obra porque tengo un fuerte compromiso con la identidad de la música de mi lugar, y para rendirle homenaje a Néstor y a Rubén, porque es fundamental reconocer la labor de dos grandes personas que le dieron tanto al cancionero popular argentino. Logré sumar en el proyecto a una juventud comprometida en este comienzo de mi carrera como solista. Tucumán es un crisol de creatividad”, explica Santamarina.

Para este revivir, el director se basó en una vieja y única grabación de la función original en cassette, que realizó en su momento Pichuco Valenzuela, que remasterizó para poder recuperar los sonidos, sumado a algunas partituras que consiguió. Su trabajo se centró en actualizar el concepto estético de los arreglos orquestales para que suene más fresco, y decidió mantener todas las melodías y las letras, aunque no tengan la misma actualidad que en su estreno. En una segunda etapa, está la idea de grabar en estudio el Canto Popular de los Oficios, para que el CD circule en academias de música y en escuelas primarias y secundarias.

“Quisiera que se componga de nuevo este estilo de obras a cargo de los poetas emergentes, que se dejaron de hacer porque todo el folclore argentino se dejó minar por la música comercial, que fue devastador para el arte. La influencia de los grandes sellos, de la televisión y de los festivales golpeó fuerte”, lamenta Santamarina.


Comentarios