Las fotos de los viajes de las jefas narco detenidas durante el megaoperativo

Nilda “La Cabezona” Gómez y Miryam “La Negra” Soria se fotografiaron comiendo juntas.

30 Jun 2017
2

EN PUERTO MADERO. Miryam “La Negra” Soria y Nilda “La Cabezona” Gómez se fotografiaron junto a unos cabritos a la estaca en un restaurante exclusivo.

Nilda “La Cabezona” Gómez, la líder narco detenida ayer durante un mega operativo llevado a cabo por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Federal, estuvo hace unas semanas de paseo por Buenos Aires junto a Miryam “La Negra” Soria, considerada como el segundo eslabón de la cadena y también capturada ayer.

Las imágenes, a las que tuvo acceso LA GACETA, serían de hace poco tiempo. La "Reina del Norte", como se hacía llamar Gómez, habría sufrido una crisis con su pareja y eso la habría llevado a decidir realizar un viaje junto a Soria. Las fotos, que fueron compartidas en redes sociales, se observa a “La Cabezona” y a “La Negra” mientras se disponían a comer un plato criollo (aparentemente cabrito a la estaca). En un principio la Policía informó que las imágenes serían en Puerto Madero, pero corresponden a otro viaje a Termas de Río Hondo.

Los pesquisas confiaron que las jefas narco hasta habrían realizado una excursión por el Río de La Plata, en Buenos Aires, para despejarse, sin saber que días después las esperaría el calabozo.

La banda narco habría operado en al menos ocho barrios del Gran San Miguel

Procedimientos en la madrugada

Durante la madrugada de ayer, la Policía Federal y la PSA, bajo las órdenes del fiscal Pablo Camuña, realizaron 20 allanamientos en Tucumán, secuestraron 45 kilos de cocaína -valuados en $ 4,5 millones- y detuvieron a 10 personas.

Patricia Bullrich se refirió al megaoperativo antidroga en Tucumán

Según las sospechas de la Justicia, la banda narco de “La Cabezona” Gómez y “La Negra” Soria traían la droga desde Bolivia para abastecer a “transas” locales y a sus propios quioscos, instalados en al menos ocho barrios del Gran San Miguel.

El único incidente de la madrugada se vivió cuando el hijo de la jefa intentó resistir a tiros el ingreso de los efectivos, que no respondieron porque el hombre estaba con su esposa e hijos. Al verse superado, bajó las armas y se entregó. En cuanto a la jefa del clan, se enteró que iban tras ella y bajó descalza desde su departamento céntrico para huir con su novio, pero se encontró con decenas de federales abajo.

Comentarios