¿A dónde va a parar el dinero que cargás en la tarjeta Ciudadana? - LA GACETA Tucumán

¿A dónde va a parar el dinero que cargás en la tarjeta Ciudadana?

Te contamos dónde termina el recorrido que hace el dinero que sale de tu bolsillo.

29 Jun 2017

¿Dónde va a parar el dinero que gastan los pasajeros de los ómnibus urbanos? ¿Cuál es el recorrido que hace el billete que un usuario carga en la Tarjeta Ciudadana? Desde agosto de 2012, cuando se firmó un convenio entre Atos y la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, la empresa quedó a cargo de todo lo referente a la carga de saldo para el uso de los ómnibus de la ciudad. María Elena Gerk, coordinadora de la de la Unidad Técnica Municipal de Transporte Urbano de San Miguel de Tucumán, fue quien explicó cómo funciona el sistema de cobro de los ómnibus.

El dinero que los usuarios cargan en sus tarjetas es recolectado por Atos y depositado en el Banco del Tucumán, en una cuenta que se denomina “Fondo de Transporte Público”. La empresa cobra un 7,5% de cada boleto vendido por sus servicios y entrega un 1% a la Municipalidad. A medida que los usuarios consumen el crédito (en cada viaje de ómnibus) los transportistas se hacen acreedores del porcentaje que les corresponde del boleto. A continuación, Atos entrega a los empresarios el monto que se les debe según la cantidad de pasajes vendidos.

El control de cuántos boletos se vendieron es realizado por un sistema instalado por Atos. El consumo de cada usuario queda registrado en el dispositivo lector de tarjetas que tienen los vehículos. “Los datos se descargan en las terminales de las empresas de transporte y se envían a los servidores centrales de Atos. Allí se procesan y se emiten las liquidaciones para efectuar el pago a cada empresa”, explicó la funcionaria.

Las quejas

El titular de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), Daniel Orell, cuestionó el mecanismo de Atos. “El sistema de control de los boletos vendidos o cobrados es sumamente difícil, casi imposible”, se quejó. Aunque los transportistas tienen, a su vez, un dispositivo que controla cuántos boletos se vendieron, Orell aseguró que se encuentran indefensos ante una eventual falla del sistema. Además, explicó que no pueden hacer estudios o análisis en base a la información que obtienen. “Si por algún desperfecto no se descargó la información, al momento de reparar el problema se descargan los datos y se abona, pero puede ser de dos semanas atrás, con lo cual los datos no sirven para estadísticas”, criticó.

Comentarios